Padres de los 43 rechazan “reparación de daño” presumida por gobierno federal

Apenas hace unos días, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, salió a anunciar con bombo y platillo la “reparación de daño” ofrecida a los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa… bueno, estos ya salieron a desmentir tal arreglito.

De acuerdo con el vocero de los familiares de los normalistas, Felipe de la Cruz, ni siquiera ha habido contacto con las autoridades federales… por lo que quién sabe de dónde sacaron eso de la “reparación de daño”. Nada: ni contacto con las autoridades federales ni tentativas de instalación de mesas de diálogo para abordar el tema.

Lo anterior no quiere decir que no lo quieran… pero no del tipo que les ofrece el gobierno, el cual se ha acercado a ofrecer dinero. “No vamos a vender a nuestros hijos, la postura por parte del movimiento sigue siendo la misma”, avisó De La Cruz.

‘‘Nosotros seguimos con la búsqueda pues sabemos que nuestros hijos están vivos; ojalá (Miguel Ángel) Osorio Chong tenga la honestidad de cumplir con su palabra y hacer que el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se queden para la próxima etapa.’’

Por otra parte, a través de un comunicado, los padres de los 43 explicaron de qué manera exactamente se llevarán a cabo las tareas de reparación del daño… ahí, por si las autoridades de verdad quieren hacerlo.

Para empezar, se habla del principio de Diagnóstico de Impacto Psicosocial en las víctimas de lo sucedido el pasado 26 de septiembre de 2014… claro, en Iguala, Guerrero. Este diagnóstico fue recomendación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (GIEI) y será realizado a familiares de los desaparecidos, de los asesinados y de los heridos.

Además, se establece que la reparación integral del daño “es mucho más que el pago de una compensación, debe incluir medidas concretas de restitución, rehabilitación, satisfacción y, especialmente, medidas de no repetición”.

En resumen, el anuncio de Campa es “una falta de respeto a los padres de familia”.

*Vía La Jornada
Comentarios