Editors Choice

PRD candidatea a ex Big Brother para Ciudad Victoria, Tamaulipas

La experiencia nos ha demostrado que por más jocoso o famoso que sea un personaje, no es garantía de que sea un buen gobernador… bueno, ni siquiera siendo políticos con años de carrera. Pero seguimos regándola: ellos postulando y otros votando.

Ahora es el Partido de la Revolución Democrática (PRD) quienes se encargan de hacer ver a la política del país como un reality show de los más chafas… literalmente, ya que a quien han elegido para ir por la alcaldía de Ciudad Victoria, Tamaulipas, es nada más que Shira Casar… ¿quién? Bueno, una ex Big Brother.

shira casar

Y ni siquiera de uno de los Big Brother con más rating. Sino del último, el que nadie vio. Buena opción: si Carmelita Salinas combina actuación en telenovelas con cargo público, ¿por qué ella no podría hacer lo mismo? Mentira: de hecho, la ex Big Brother actúa en la misma producción que la otrora “Corcholata”, pero asegura que, en caso de ganar, se dedicaría a su cargo de tiempo completo.

En fin, después de ver los videos con los mejores momentos de Shira, no deja lugar a dudas: es política nata.

Psicóloga de profesión, con ocho años trabajando en el Congreso del estado… como podemos ver, doña Shira se dio a notar armando pleitos que medio levantaron el rating del fallido reality. Por algo el PRD le echó el ojo. Votos seguros.

“Quiero enfocarme en empleos, vivienda (para que todo mundo tenga un techo para vivir y se sienta seguro), salud y por supuesto hacer algo en el tema con los animalitos”, comentó en entrevista Casar, quien no reniega de su participación en Big Brother… es más: le sirvió para ser más conocida.

“El proyecto de Big Brother me sirvió para aprender a conocer distintos tipos de personalidades, les aprendí mucho y logré conocerme a mí. Quien vio el proyecto 24/7 entiende todo lo que sucedió dentro de la casa y eso ayudó a que me conocieran tal cual soy, quien me vio por tele abierta sólo vio el show que la producción quiso mostrar para vender”.

Tssss… lástima. Quizás muy pocos pagaron para ver el reality. Y, por si la candidata del PRD no sabía, lo que le convenía a “la producción” era vender… no que la conocieran. Así que tendrá que chambearle mucho para borrar la imagen que dejó con sus broncas a cubetazos.

*Vía Reforma
Comentarios