Editors Choice

Aquí no veo ningún Dios: La vida de Yuri Gagarin

Un día como hoy, pero en 1968, Yuri Gagarin dejó este mundo por segunda y última vez en la historia. Si en este momento se están preguntando, ¿cómo es que es eso posible? Bueno, todo esto se debe a que él fue el primer hombre en viajar al espacio exterior, marcando un enorme paso en la historia de la humanidad.

yg3

Como no pudimos dejar pasar la oportunidad de hacer mención de este gran personaje, decidimos que vamos a hablarles un poco de su vida. Así que si se sienten listos para hacer un viaje en la historia, les recomendamos que se pongan cómodos, ya que estamos por comenzar.

Yuri nació en el pequeño pueblo de Klúshino, cerca de Gzhatsk, en la provincia de Smolensk, de la Rusia Soviética el 9 de marzo de 1934. En 1968, Gzhatsk pasaría a llamarse Gagarin en su honor. El muchacho era parte de una familia compuesta por sus padres Alexey Gagarin y Anna Timofeyevna Gagarina y sus otros tres hermanos.

El muchacho se crió en un hogar humilde, ya que sus padres trabajaban en una granja colectiva. Sin embargo, muy tempranamente se unieron a las millones de personas de la Unión Soviética que vivieron la ocupación de la Alemania Nazi en sus tierras, durante la Segunda Guerra Mundial. Eso causó que se trasladaran a Gzhatsk en 1946, cosa que marcó mucho la vida de Gagarin en el futuro.

Durante su niñez, Gagarin vivió aventuras increíbles. Según cuenta su hija, Elena Gagarina, Yuri recordaba muy a menudo una vivencia de la Segunda Guerra Mundial, cuando un piloto soviético había sido derribado sobre su pueblo. El joven Yuri y su grupo de amigos, no sólo rescataron a este hombre, sino también lo mantuvieron escondido hasta que un camarada suyo fue a buscarlo en otro avión.

yg10

De niños nosotros sólo podíamos contar historias inventadas de fantasmas…

Según Elena, este acontecimiento fue un gran recuerdo en su vida y lo inspiró para ser piloto en el futuro.

Más adelante, Gagarin tuvo que trabajar como obrero en una industria metalúrgica. Fue hasta 1954 que decidió apuntarse en el aeroclub de la ciudad Sáratov, para aprender a pilotear un avión ligero. Esto sólo aumentó la intensidad de la afición de Yuri por volar.

Para 1955, nuestro muchacho ya había terminado sus estudios técnicos, por lo que no lo pensó dos veces y entró a la Escuela Militar de Pilotos de Oremburgo. Fue en durante ese tiempo que conoció a Valentina Goriácheva, mujer con la que se casó en 1957, tras conseguir sus alas de piloto.

En ese mismo año, el gobierno soviético comenzó a dar grandes pasos en la exploración espacial, tomando la ventaja a Estados Unidos al poner en órbita al Sputnik 1, el primer satélite artificial, el 4 de octubre. El 3 de noviembre de ese año, también se lanza a Sputnik 2, que traía dentro a Laika, el primero perro y ser vivo en viajar al espacio. Poco tiempo después, en 1959, Yuri se presentó como candidato al arriesgado programa espacial del gobierno soviético.

Fue en 1960, cuando Gagarin formó parte de los 3,500 voluntarios al Programa Espacial Soviético. Hubo 20 personas seleccionadas, quienes recibieron una formación inicial y después se escogió a un grupo de seis hombres de entre los mejores. Obviamente Yuri quedó seleccionado y fue registrado como el primer cosmonauta. De ese momento en adelante, el protagonista de esta historia fue sometido a distintas pruebas y experimentos para determinar su resistencia física y psicológica durante un vuelo.

Después de superar tanto en sus notas, como en características físicas a German Titov y Grigori Nelyubov, su destino había sido marcado, Yuri iría al espacio.

Unos minutos antes de su embarcación al espacio, Yuri Gagarin grabó un mensaje:

“Queridos amigos, conocidos y desconocidos, mis queridos compatriotas y a toda la humanidad, en los próximos y breves minutos posiblemente una nave espacial me lleve al distante espacio exterior del universo.

¿Qué puedo decirles durante estos próximos minutos antes de empezar? Toda mi vida se aparece ante mí en este único y hermoso momento. Todo lo que he hecho y he vivido ha sido para esto.”

El miércoles 12 de abril de 1961, Gagarin se convierte en el primer ser humano en viajar al espacio en la nave Vostol 3KA-3, también conocida como Vostok 1. Durante este viaje, Yuri deja atrás la Unión Soviética a través del Océano Pacífico; cruzó el estrecho de Magallanes, luego el Océano Atlántico Sur y más tarde, fue Angola.

Es durante su tiempo el órbita cuando se dice que el gran Yuri Gagarin comentó: “Aquí no veo ningún Dios”. Aunque no hay una grabación que contenga ese comentario.

yg5

Cuando se preparaba para su descenso, La nave en donde el cosmonauta viajaba, comenzó a sufrir giros violentos debido a fallas en el sistema, causando que la vida de este hombre peligrara. Afortunadamente, el inmenso calor generado durante la reentrada de Gagarin a la atmósfera, debilitó el anclaje y la cápsula donde él viajaba se liberó. Durante el descenso, cruzó los bosques y montañas del centro de África, luego el Sáhara, después el Río Nilo. Poco tiempo después, se esperaba su aterrizaje en el sudoeste de la Federación Rusa.

Gracias a un error en el sistema de frenado, no pudo aterrizar cerca de lo que en ese entonces era Stalingrado, sino en la provincia Sarátov. Las primeras personas que vieron a Gagarin tras salir de la cápsula, fueron una mujer llamada Anna Tajtárova y su nieta Rita, quienes trabajaban en una granja colectiva en el pueblo de Smelovka. La señora estaba muy asombrada al ver a un hombre llegar del cielo en un paracaídas, por lo que pregunto: “¿Vienes del espacio?”, a lo que Yuri contestó “Ciertamente, sí. Pero no se alarme, soy Soviético”.

Tras haber concluido su viaje, Gagarin promueve su hazaña alrededor del mundo. Aunque intentó lidiar con la idea de ser famoso, el cosmonauta nunca se sintió cómodo al respecto. En su libro titulado, “Veo la Tierra”, comentó un poco de su vida después de haber sido el primer humano en salir al espacio:

“Después de haber cumplido la misión espacial me era difícil pasear por las calles de Moscú y la Plaza Roja sin que nadie se fijara en mí y sin ser reconocido. La popularidad es una cosa irreparable. Uno se ve obligado a meditar, ¿a qué y a quién se debe?

Un corresponsal extranjero me preguntó: ¿No le fastidia a usted, Gagarin, esa celebridad que se ha granjeado a partir del 12 de abril de 1961? Ahora, seguir. Tiene garantizado el descanso hasta los últimos días de su vida…

¿Descansar? – Repliqué – Aquí en la Unión Soviética, todos trabajan, y las personas célebres, Héroes de la Unión Soviética y del Trabajo Socialista, lo hacen con tanta mayor dedicación. Son miles en el país, y procuran trabajar lo mejor posible, sirviendo de ejemplo a imitar por los demás.

Después de los primeros vuelos espaciales el trabajo no menguó, al contrario, aumentó. Todos nosotros proseguimos estudiando. Profundizábamos nuestros conocimientos en cuanto a los vuelos cósmicos. No abandonamos el destacamento de cosmonautas, seguimos trabajando en las aulas y laboratorios, compartiendo las experiencias con los futuros cosmonautas.”

yg6

Debido a que tuvo problemas en su matrimonio y había una orden de las autoridades que le prohibía pilotear aviones, Yuri desarrolló problemas con el abuso del alcohol. En una ocasión, sufrió una fuerte herida que le perforó el cráneo al saltar de un segundo piso para que su mujer no lo descubriera tratando de seducir a una joven enfermera. Obviamente, esta herida casi le causa la muerte.

La historia de Yuri Gagarin termina el 27 de marzo de 1968, cuando fallece debido a que el avión caza MiG-15, donde se encontraba realizando un vuelo rutinario, se estrelló cerca de Moscú, en Novosyolovo. Investigaciones realizadas en 1986, indican que la turbulencia fue provocada por otro avión que podría haber desestabilizado la nave de Yuri. También se suman otros factores, como las malas condiciones meteorológicas de ese día y la condición de Gagarin al pilotear la nave, ya que se dice que lo hacía ebrio.

yg7

Sin embargo, el 15 de julio de 2013, otra versión de este incidente fue revelada por el excosmonauta, Alekséi Leónov, quien declaró a la televisora estatal rusa RT, que de acuerdo a un informe gubernamental desclasificado, la muerte de Gagarin sucedió por un error humano.

Todo debido a que un avión SukhoiSu-15, destinado a un vuelo de pruebas en Novosyolovo, el mismo 27 de marzo, generó una onda de choque supersónica tras elevarse a tan sólo 500 metros del suelo, pasando muy cerca del MiG-15 donde se encontraban Gagarin y su instructor Vladimir Seryogin. Esto causó que la nave perdiera el control y cayera en picada, hundiéndose 6 metros en el suelo.

El buen Yuri Gagarin siempre será recordado como una persona amable y de gran sonrisa. En su honor, se renombraron pueblos como el ya mencionado Gzhatsk; así como también se nombró al cráter lunar Gagarin. La ONU declaró el 12 de abril como el Día del Espacio en honor al viaje y su trascendencia.

No cabe duda, Gagarin vivió una vida corta, pero se encargó de hacer de toda ella, una aventura de otro mundo. Cada vez que tengan un sueño, recuerden al primer cosmonauta en la historia y la frase célebre que dijo durante el lanzamiento al espacio: ¡Poyejali (Vámonos)!

yg13

Comentarios