Casi la mitad de los mexicanos aprueba la tortura contra delincuentes

De acuerdo con un estudio elaborado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIJ-UNAM) y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), el 42.5% de los mexicanos asegura que está muy de acuerdo o de acuerdo en utilizar la tortura para someter a a una persona bajo la categoría de “delincuente violento”.

En dicho estudio, se entrevistó a mil 200 personas mayores de 15 años, residentes en las poblaciones urbanas del país, y los resultados mostraron que la población en nuestro país acepta el uso de la tortura contra presuntos delincuentes involucrados en casos como el secuestro, extorsión, robo, fraude y narcotráfico, de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de la Percepción de la Población sobre la Práctica de la Tortura.

Así, 6 de cada diez encuestados dijeron estar de acuerdo (32.6%) o muy de acuerdo (27.3%) en que se torture a quienes cometan una violación sexual, mientras que el 13.7% respondió que no está ni de acuerdo ni en desacuerdo, y el 14.6% dijo estar en desacuerdo. Mismo caso el del secuestro, donde el 50.2% aseguró estar de acuerdo o muy de acuerdo con torturar a los responsables, mientras que el 28.2% afirmó estar en desacuerdo y muy en desacuerdo.

Para el caso de un narcotraficante, el 36.4 de los mexicanos aseguro estar muy de acuerdo o de acuerdo en torturarlos para sacarles información, contra un 29.2% que no está ni de acuerdo ni en desacuerdo, y otro 27.3% que de plano dijo estar en desacuerdo.

Esto contrasta con otro dato salido de esta encuesta, donde 72% considera que el maltrato a las personas detenidas es un problema en el país, donde atribuyen la tortura a factores como la corrupción y la falta de capacitación de las autoridades, así como la impunidad y la dificultad para comprobar la tortura. Además, los encuestados consideran que las principales corporaciones de seguridad en el país que la practican, son la Policía Judicial, Policía municipal o estatal, seguido de agentes del Ministerio Público y miembros de la Policía Federal.

También se  preguntó qué tan grave consideran a la tortura en comparación con todos los delitos antes mencionados, donde el 54.6% aseguró que es igual de grave que el homicidio, 57.6% que con la violación, y 57.2% con el secuestro.

Por supuesto lo que más resalta en este estudio, es que a pesar de que la gente reconoce que la tortura es un problema grave producto de la corrupción de las autoridades, y que es igual de alarmante que delitos como el homicidio y la violación, por otro lado aprueban que este método sea utilizado en contra de los criminales. Ósea sí está mal, pero aplíquenselo a los malandros. Al respecto, este estudio concluye lo siguiente:

“Para la mayoría de los entrevistados la tortura es igual de grave o más grave que todos los delitos que se mencionan, lo cual contrasta con permitir su utilización a pesar de ser consciente del nivel de impacto que provoca en las personas, quizá por estimar que debe aplicarse a las personas que cometen los ilícitos antes explorados y no a las personas que no merecen dicho trato como posiblemente se perciban a sí mismos muchas entrevistadas y entrevistados”

Si desean consultar completo este Diagnóstico Nacional de la Percepción de la Población sobre la Práctica de la Tortura, chéquenlo a continuación.

Documento Ejecutivo Tortura10Marzo2016 2 by mureste4878

Y si, no faltará quién piense que los presuntos delincuentes “se lo merecen”, pero recordemos que vivimos en México, un país cuyas cárceles están llenas de presuntos culpables, que en la mayoría de los casos, se han visto forzados a aceptar delitos que no cometieron o firmar declaraciones, después de ser torturados.

Así mismo, desde 1948, cuando se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, existe una prohibición mundial de la tortura y todas las formas de crueldad y humillación. Esta prohibición ha sido firmada por 156 países entre los que se encuentra México, en donde se afirma queningún Estado puede torturar ni permitir ninguna forma de tortura o malos tratos en ningún caso, ni bajo justificación alguna.

Comentarios