Un final feliz para Papaw: El abuelito al que dejaron plantado

Si hacemos memoria, recordarán que anteriormente les habíamos contado la historia de un abuelito en Washington, quien fue plantado por casi todos sus nietos cuando los invitó a comer hamburguesas.

Nadie supo si al final sus nietos le pidieron perdón, compensaron la comida desperdiciada, ni nada; por eso, hoy vamos a mostrarles el desenlace de esta historia.

Bueno, pues resulta que “Papaw”, como llaman de cariño los muchachos a su abuelo, por fin tuvo una comida con todos sus queridos nietos. Pero esta vez, ha sido una parrillada al aire libre. Todo gracias a que Brock Harmon, uno de sus nietos, publicó una foto en donde invitaba a todo aquél que quisiera ir a comer con Papaw, los acompañara el 24 de marzo, ya que estarían dando hamburguesas por el precio de 2 dólares.

El 24 de marzo llegó y todos comieron con el abuelito. Sin embargo, la cosa no quedó ahí, ya que internet aprovechó la cordial invitación y se sumó al evento familiar.

 

Los nietos de Papaw:

ppw1

Algunas personas que acompañaron a Papaw en su parrillada:

ppw2

ppw3

ppw4

ppw5

 

Al final, unas 1,500 personas se presentaron a la comida de Papaw. Algunos hicieron viajes de horas para llegar y muchos otros se tomaron una foto con el abuelito vistiendo playeras que decían “I ate burger with Sad Papaw (comí hamburguesas con el Papaw Triste)”, las cuales fueron vendidas en Puercell, Oklahoma.

ppw6

ppw8

Papaw quedó súper contento con los resultados e incluso se llevó una lanita extra, ya que tanto el dinero obtenido por las hamburguesas de 2 dólares (de las cuales vendieron como 2,000), como el de las las playeras que tenían un costo de 16, terminaron en el bolsillo del abuelito.

ppw7

¡Vientos, Papaw!

Vía buzzfeed

Comentarios