Taiwán se conmociona ante el asesinato de una niña de 4 años

Hay notas que no nos gustaría dar y que relatan algún tipo de comportamiento humano que escapa a nuestro entendimiento. Ésta es una de ellas….

El pasado lunes, a plena luz del día, una niña de 4 años pedaleaba su bicicleta por las calles de Taipéi, junto a ella iba su mamá. De pronto, un hombre que pasaba por ahí sacó un cuchillo y sin decir más decapitó a la niña.

Sí, así de triste y enfermo puede ser el mundo.

El sospechoso de este asesinato es un hombre de unos 40 años, el cual fue detenido y esa misma noche, mientras era trasladado a una comisaría de policía fue rodeado por una multitud que lo agredió y golpeó.

asino_rwt

Según ha trascendido, este sujeto tiene en su historial varios delitos asociados con las drogas, se encuentra desempleado y buscaba ser tratado psicológicamente.

Por supuesto este crimen ha provocado gran indignación en Taiwán. Lo peor es que según las primeras investigaciones, antes de encontrarse con la niña a la que atacó, este hombre en realidad se dirigía a un colegio. Por mera precaución, ayer martes varios agentes de policía custodiaron dicha escuela.

Toddler Decapitated On Taiwan Street

Algo extraño está ocurriendo en Taiwán, que de acuerdo a varios estudios internacionales es el segundo lugar con menor tasa de criminalidad, pues durante los últimos meses se han presentado varios ataques similares.

Por ejemplo, ayer martes en una estación de tren había un hombre con un cuchillo. Cuando un policía se acercó a preguntarle qué hacía con ese instrumento, el sujeto simplemente lo apuñaló en la cabeza. Por fortuna la vida del oficial está fuera de peligro.

 

Aunque el año pasado la tasa de criminalidad en Taiwán descendió a niveles históricos, la población ha pedido que se tomen medidas para evitar que sigan presentándose más acontecimientos violentos. Una de estas acciones es impulsada por legisladores que exigen se promulgue una ley que condene a muerte a quienes asesinen a niños.

Otros expertos dicen que el problema es la presión bajo la que están sometidos los jóvenes taiwaneses respecto a ser exitosos, además de que los valores y vínculos familiares de la sociedad se encuentran rotos.

De acuerdo a Huang Tsung-jen, subdirector general de la Policía Nacional de Taiwán:

“Esto no es un problema criminal, sino social. Toda la red de seguridad de la sociedad presenta fisuras. Deberíamos preguntarnos si tenemos suficientes recursos para ayudar a los desempleados y a los enfermos mentales”.

De cualquier forma, noticias así son perturbadoras y ajenos a toda lógica.

*** Vía BBC Mundo
*** Fotos: Getty Images
Comentarios