Tarifa de transporte público aumentará 100%… en Argentina

Ahora sí, ni para dónde hacerse: si gobiernos de “izquierda” son criticados por las tranzas que supuestamente se han aventado durante sus administraciones, su aparente contraparte, tampoco da señales de ser buena opción.

De eso se están dando cuenta los argentinos, quienes llevan poco con su nuevo presidente, Mauricio Macri, un político de “centro derecha” que, a tres meses de comenzado su gobierno, ya asestó un duro golpe en la economía de los fans de Maradona.

transporte publico argentina1

Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas, anunció el denominado “tarifazo”, que no es otra cosa que el aumento del 100% en los servicios de transporte público, justificado con el “atraso” en el ajuste de tarifas que les heredó la ex presidenta Cristina Fernández de Kichner.

El aumento en el transporte no es único que ha aplicado el gobierno de Macri. La mayoría de los servicios públicos han tenido alzas considerables en los últimos meses… bueno, considerable es un decir, más bien bastante manchados. Por ejemplo, se han llegado a registrar incrementos de hasta 500% en agua y luz y 150% en gas. Y falta aprobar el aumento en la telefonía, el cual podría ser de 200%.

Copiándole a Lisa Simpson del futuro, para no decir “aumento”, el gobierno de Macri recurre a títulos no tan gachos, como “readecuamiento tarifario”, “sinceramiento de las tarifas” y “ordenamiento de costos”.

mauricio macri

Pero bueno, regresando al tema de transporte, Prat-Gay quiso hacer leve el fregadazo -digo, el “tarifazo”- señalando que éste es transitorio y, una vez que la economía se recupere, su impacto se disipará en los próximos meses.

Además de los ajustes tarifarios, otras medidas controvertidas de Macri han sido el dar marcha atrás con un decreto de necesidad y urgencia (DNU), que había implementado Fernández de Kirchner y con el que se obligaba a devolver dinero a las provincias. Además, ya suspendió la aplicación del Código Procesal Penal (CPP) y mandó grabaciones telefónicas judiciales a la Corte Suprema.

“Bueno, pero también es bronca de los legisladores que lo apoyaron”… pensarán algunos. Pues no. Para tanta modificación, Macri no necesito del Parlamento: optó por una herramienta que, si bien es legal, se considera un poquito impositiva: los decretos de necesidad y urgencia (DNU).

Comentarios