¿Por qué decimos ‘Visca Barca’ o ‘Halá Madrid’?

Fin de semana de Clásico Español, que si me preguntan, llega como uno de los más descoloridos de los últimos años, gracias a un Barcelona que tiene la liga en el bolsillo y a un Madrid que ha tenido una temporada con más turbulencias que un vuelo de TAESA.

Pero bueno, es el clásico, no importa qué tan bien o mal lleguen los equipos, ¡uno lo quiere ver! Es como ese clásico accidente, en el que por más que no queramos, terminamos volteando, aunque sea de reojo, a ver qué fue lo que pasó.

Así que prepárense para disfrutar de un épico partido de futbol y, por supuesto, de un día lleno de porras, ardidos y villamelones, pero sobre todo de escuchar hasta el cansancio frases como “Halá Madrid” o “Visca el Barca” que suelen aflorar por estas fechas.

Pero, ¿cuál es el origen y significado de estas frases?

Halá Madrid

Hala-Madrid

Al igual que el latín o el griego, el árabe tiene un gran impacto en la composición de nuestro idioma. De hecho, se calcula que más de 4 mil palabras que utilizamos habitualmente provienen del árabe y una de ellas es “Halá”, que no es más que una interjección que hace muchos años servía para animar o arrear a los caballos y que, de acuerdo con la Real Academia de la Lengua, “sirve para infundir aliento o meter prisa”.

Así que ‘Halá halá, halá’ es la expresión que los madrileños eligieron desde principios del siglo pasado para apoyar a su equipo.

Visca Barça

Esta expresión no es más que una traducción al catalán de “Viva el Barça” pero, ¿por qué al Barcelona le dicen Barça? La explicación más que obvia es por supuesto el “nombre de cariño” para el equipo, sin embargo, la primera aparición de este término se remonta a 1922, cuando apareció en un artículo del influyente semanario catalán “Xut”, cuya trascendencia logró popularizar el “Barça” con gran rapidez entre todos los culés.

Visca-Barca

¿Y por qué les dicen culés?

Bueno, pues por que en aquellas épocas, el Barcelona de Joan Gamper disputaba sus partidos en su primer estadio, el cuál tenía una capacidad para apenas 6 mil aficionados, quienes retacaban, una semana si y otra también, dicho recinto, para ver a su equipo jugar. Muchos seguidores solían sentarse sobre los muros que rodeaban este terreno, dando la espalda hacia la calle, por lo que la gente que transitaba por la Calle Industria, en donde se ubicaba este modesto campo, sólo podía disfrutar de una cosa: el ‘culo’ de los aficionados, así que con una lógica aplastante se recurrió al término culé para referirse a cualquier seguidor del Barcelona.

Cules-Barcelona

Así que ‘Halá Madrid’ o ‘Visca Barca’, ¿quién se lleva este Clásico?

seguir sopitas deportes

Comentarios