Estos niños chinos deben subir un peligroso acantilado para ir a la escuela

Sorprender saber los sacrificios y riesgos que vive mucha gente en las zonas marginadas de todo el mundo, que debido a su localización no logran tener una infraestructura y un desarrollo social igualitario y que por ende parecen estar en el total olvido.

Y es que mientras millones de niños los recogen sus transportes escolares cada mañana en la puerta de su casa, otros más realizan viajes inconcebibles durante horas y horas con el único objetivo de lograr un futuro donde puedan aspirar a más.

Esta ocasión los medios han quedado impactado por la historia de estos niños de la provincia de Sichuan, ubicada al suroeste de China. Los niños deben subir y bajar un acantilado de 800 metros sobre unas improvisadas escaleras inestables durante dos horas. El viaje es tan exigente que sólo vuelven a casa cada dos veces al mes.

Se trata del pueblo Atule’er, quienes apenas con 400 habitantes atrajo la atención de los medios después de una serie fotográfica publicada por Beijing News donde se ven a niños desde 6 años de edad subiendo -a la llamada localmente-, “sky ladders / escalera al cielo”.

 

Atule'er2

 

El fotógrafo encargado fue Chen Jie, quien se enteró que el pasado 14 de mayo los niños regresaban a casa y se unió para posteriormente subir junto con ellos y su cámara fotográfica. Dentro de su experiencia señala y remarca el contraste con las zonas más ricas de Beijing, en donde los papás se preocupan de todo y no logran concebir que otros niños ponen en peligro -literalmente- su vida por ir la escuela.

Algunos padres son voluntarios y acompañan a los niños en cada viaje para supervisarlos. Cuando se entrevistó a los niños se les veía muy seguros porque es una práctica cotidiana, pero uno señaló que tiene miedo desde que vio cómo un amigo casi caía por el precipicio.

China ha construido una fuerte infraestructura para apoyar su economía en crecimiento, pero ha dejado a un lado las poblaciones marginadas que viven en el umbral de la pobreza.

Y no está de más recordar que México no está nada lejos, en nuestro país, ya sea norte, centro o sur, existen poblaciones marginadas en donde también los niños deben realizar una travesía completa para llegar a un pupitre oxidado. A veces vivir en la comodidad -y horror- citadino te hace olvidar la situación de al rededor, hay que crear conciencia para que esta misma incentive a generar cambios en búsqueda de una igualdad social.

niños china acantilado4

niños china acantilado3

niños china acantilado2

niños china acantilado