Buscando (en exceso) a Dory: ¿de dónde salen los peces cirujano?

Es una de la películas más esperadas de Pixar y promete convertirse en el próximo bombazo de la temporada de estrenos de verano. Buscando a Dory llega a las salas de cine.

Sin embargo, la secuela de Buscando a Nemo no sólo amenaza con reventar las taquillas de todo el mundo, sino que podría diezmar la población de peces cirujano azul, la especie a la que pertenece la adorable y olvidadiza protagonista de la cinta. Esta situación ha encendido las alertas entre diversos grupos ambientalistas de todo el planeta.

Pero, ¿cómo es que una simple película animada podría poner en peligro a una especie animal?

Pez-Cirujano-Acuario-Crop

Para tener algo de contexto, debemos recordar que en el 2003 Buscando a Nemo se convirtió en uno de los máximos logros de Pixar al recaudar más de 936 millones de dólares en todo el mundo. Es la tercera película más exitosa del estudio de animación, tan sólo detrás de Toy Story 3 e Inside Out. La popularidad de Buscando a Nemo catapultó las ventas del merchandising derivado de la cinta, pero también —y de manera inesperada— aumentó la demanda de peces payaso, especie a la que pertenece el queridísimo Nemo, en más de 40%.

En aquel entonces, diversos investigadores denunciaron los peligros que corría esta especie, producto de la desmedida pesca que se registró en los arrecifes de coral para satisfacer la demanda de miles de personas que deseaban tener su propio Nemo en casa. 

Según cifras del Fondo de Conservación Salvando a Nemo, cada año más de un millón de peces payaso son capturados en el oceáno con el fin de venderlos y terminar sus vidas en algún acuario particular. Esto ha provocado la extinción de esta clase de peces en ciertas zonas del mundo, como Filipinas, Indonesia o Tailandia, donde no existe una regulación que impida la captura masiva ni el uso de productos químicos que dañan los corales. 

Hoy, ante el inminente estreno de Buscando a Dory (centrada en la travesía de la protagonista para reunirse con sus padres), los biólogos marinos alertan sobre un probable incremento en la demanda de los peces cirujano azul.

Pez-Payaso-Crop

La preocupación de los expertos es aun mayor porque aunque en 2012 se puso en marcha un proyecto que permitía la cría de los peces cirujano en cautiverio, todos los intentos han fracasado. Esto significa que cada ‘Dory’ que se venda para adornar el acuario de algún niño en particular, sería sacada del océano.

Si la gente compra esta especie al mismo ritmo que hizo con los peces payaso con el furor de Buscando a Nemo, la población de peces cirujano se vería seriamente amenazada, pues ninguna asociación tendría forma de reparar la pérdida con ejemplares criados en cautiverio.

Así, resulta irónico que una película cuyo mensaje es promover la libertad de los peces y el reencuentro con su familia, se pueda convertir justamente en el principal enemigo para una especie. Incluso la propia Ellen DeGeneres, que pone su voz a Dory en la versión original de la película, se ha pronunciado a favor de la conservación de la especie.

Acuario-Peces-Crop

Buscando a Dory trata justamente de la rehabilitación de la fauna marina y de devolver las especies al océano. Esperamos que el debate en beneficio de los peces cirujano se inicie con esta película, porque realmente necesitamos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos de cuidar el medio ambiente y todas las especies que convive con nosotros en el planeta Tierra. 

 ***Fotos: Getty Images
Comentarios