¿Cómo la mano del hombre secó uno de los lagos más grandes del mundo?

El Observatorio de la Tierra de la NASA publicó fotos asombrosas de la desaparición del Mar de Aral, un lago escondido entre Kazajstán y Uzbekistán, mismo que fuera alguna vez el cuarto más grande en el mundo.

Hoy, después de décadas de ser drenado para el riego, casi ha desaparecido.

El lago mostró en agosto de 2014 su tamaño más reducido en toda la historia, según indica la NASA.

“Por primera vez en la historia moderna la cuenca oriental del Mar de Aral del Sur se ha secado por completo”

Las cosas se han recuperado ligeramente desde entonces, pero sólo un poco. Aquí una comparativa entre 2000 y 2016:

mar-aral

Pero ¿qué fue lo que pasó?

El Mar de Aral era alimentado por los ríos Sir Daria y Amu Daria, mismos que bajan de las montañas. Pero en la década de 1960, la entonces Unión Soviética desvió ambos ríos a través de presas y canales para su uso en los campos de algodón y otros productos agrícolas.

La NASA explica lo que sucedió después:

“Si bien el riego hizo florecer el desierto, la modificación de su ruta afectó considerablemente la pesca y a las comunidades que dependen de ella. El agua se hizo cada vez más salada y esto contaminó el lecho del lago, mismo que se convirtió en un peligro para la salud pública y la degradación del suelo”

Hacia el inicio del año 2000, el Mar de Aral era más o menos el 10 por ciento de su tamaño original. Esto desestabilizó también el clima local, haciendo los veranos más calientes y los inviernos más fríos.

Aunque durante el último año se recuperó en buena medida el sector oriental del lago, ya se trabaja en algunos proyectos para recuperar el manto acuífero y ecitar que desaparezca pro completo.