Editors Choice

Reino Unido: condenan a líder musulmán por incitar apoyo a Estado Islámico

Anjem Choudary, clérigo que –según The Guardian- durante más de dos décadas difundió discursos de odio entre sus seguidores, fue sentenciado en Reino Unido a cinco años y medio de cárcel.

La condena dictada el día de hoy en Londres, fue producto de la acusación que Choudary tenía en su contra: convocar a musulmanes a unirse a ISIS, esto a través de videos en YouTube y en cualquier acto en el que tuviera oportunidad. Junto con el clérigo, recibió igual condena el asistente Mohammed Rahman. Aunque Choudary evitó cargos criminales durante varios años, esta reciente sentencia por terrorismo fue acordada por unanimidad por el jurado del caso.

“Considero a cada uno de ustedes como peligroso. No muestran remordimiento en absoluto por cualquier cosa que hayan dicho o hecho y no tengo ninguna duda de que va a seguir difundiendo su mensaje en cada oportunidad que tengan”, señaló el juez al dictar sentencia.

Según reportan medios locales e internacionales, al darse a conocer la condena en contra del líder religioso, varios asistentes en la sala comenzaron a gritar “Allahu Akbar (Alá es grande”. Hasta el momento no se cuenta con posicionamiento por parte del Estado Islámico.

Para el juez, Choudary rompió los límites de la “expresión legítima” y entró en terrenos criminales al invitar a sus seguidores a ofrecer apoyo a una organización que comete actos terroristas, haciéndoles creer que aquellos que no estuvieran con Isis no podrían ser considerados verdaderos musulmanes. En repetidas ocasiones, el clérigo pidió a sus seguidores obedecer al jefe de Isis,  Abu Bakr al Baghdadi, así como a viajar hasta Siria para unirse al grupo terrorista.

Descendiente de pakistaníes, Choudary nació en reino Unido en 1967. Abogadi de profesión, fue presidente de la Sociedad Británica de Abogados Musulmanes, además se desempeñó como embajador de Isis en Reino Unido, lo cual lo convirtió en el rostro más reconocido del radicalismo islámico en su país.

*vía The Guardian
Comentarios