Como lo vio en Sonora: así luce el río Daldykan, en Rusia… se presume derrame químico

Aquí sí aplica la máxima de las autoridades mexicanas: “en otros lugares están peor”. Mientras que en Sonora, por causa de la contaminación, el río Bacanuchi “nada más” se puso naranjita, en Rusia no se andan con miramientos y las aguas de uno de sus ríos alcanzaron tonalidades sangrientas.

El río Daldykan, ubicado en las cercanías del círculo polar ártico, amaneció con sus aguas teñidas de extraña tonalidad roja. Aunque las autoridades rusas no han confirmado cuáles son las causas de tan inusual vista, todo apunta a fuga de químicos… nada difícil de suponer, ya que el Daldykan pasa cerca de las instalaciones de la metalúrgica Nadezhdinsky, perteneciente al grupo Norilsk Nickel.

Сброс в реку с Надеждинского завода. #грустно #Норильск #талнах #Кайеркан #дудинка #экология #природа Аш #страшно Становится когда видишь это. А народ еще #грибочки да #ягодки собирает….

Una foto publicada por Басалыга Екатерина (@basalyga_katerina_nl) el

Ahora cierren los ojos e imaginen un río… cualquiera. ¿Ya? Bueno, no sabemos ustedes, pero a nuestra mente llegó un río rodeado de árboles, con aguas tranquilas y, sobre todo, claras. Sin , embargo, para la empresa Norilsk Nickel, la mayor productora de níquel y paladio a nivel mundial, no es así. Es más -según la agencia estatal RIA Novosti-, además de que la empresa niega ser responsable del “incidente”, asegura que el color que tiene el río “no difiere del que es normal”. De hecho, se apunta a que las aguas de esta zona son habitualmente rojizas,  por la presencia de minerales de hierro.

 Pero… por si las dudas y como medida de precaución, la metalúrgica Nadezhdinsky redujo suas actividades de producción.

Al respecto, el ministerio del Ambiente en Rusia señala que se investigarán las denuncias por el posible derrame de químicos, el cual pudo haber sido resultado de una desafortunada rotura en uno de los tubos de la metalúrgica. Nada confirmado, pero seguro no tardará en salir la información (o no debería), ya que –según vecinos de la zona de Norisk- no es la primera vez que el Daldykan se tiñe de rojo.

*vía dn.pt
Comentarios