10% de la diversidad de ecosistemas ha desaparecido desde los años 90

Hace unas décadas, gran parte de la Tierra estaba cubierta por bosques, junglas y vastos desiertos. Pero actualmente, la flora y fauna en nuestro planeta está desapareciendo a un ritmo alarmante. De acuerdo a lo que ha reportado la revista Current Biology, hay estudios que aseguran que un 10 por ciento de los ecosistemas terrestres han dejado de existir en tan sólo dos décadas.

Los científicos de la Sociedad para Conservación de Vida Salvaje, analizaron información obtenida por satélites y encuestas desde los años 90 para determinar la pérdida de tierra salvaje en nuestro planeta. Ellos definen a este término como “Los lugares que se encuentran biológica y ecológicamente libres de presencia humana”, y declaran que estos dejan de existir, una vez que comienzan a ser poblados por personas.

Según lo que explican los expertos, existe un pequeño porcentaje de poblaciones indígenas que trabajan para tratar de preservar los ecosistemas; pero que debido a factores como la urbanización a gran escala y las actividades industriales, todo es en vano.

También se descubrió que, a nivel global, 1.9 millones de kilómetros cuadrados de tierra salvaje han desaparecido en los últimos 20 años. Esto presenta una de las más grandes pérdidas en Sudamérica (con 30 por ciento) y África (con 14 por ciento).

Tal vez sea totalmente absurdo mencionarlo, pero la destrucción de una porción pequeña de cualquier ecosistema, representa una amenaza descomunal a la existencia de plantas y animales. Eso si no arruina totalmente el hábitat de cualquier forma de vida y causa su extinción.

El co-autor del estudio, Oscar Venter, dijo que no esperaba ver una situación tan deprimente:

“El porcentaje de tierra salvaje perdida en tan sólo dos décadas, es impactante. Necesitamos reconocer que las áreas en nuestro planeta que se supone, deberíamos proteger, estén desapareciendo así como así.”

Tan sólo imaginen lo que puede ser de la Tierra en otros treinta años; ahora piensen si realmente necesitamos seguir mirando hacia otro lado mientras todo esto ocurre. No pinta para nada bueno, verdad?

Comentarios