EpicFail: no duró ni un día la placa conmemorativa del temblor del 85… tenía mal un dato

A riesgo de llevarnos una serie de insultos y memes por informar sobre este cotorro incidente, nos aventamos el tiro y ahí les vamos…

Como sabrán, ayer se cumplió un aniversario más del Terremoto de 1985 (sí, por eso fue el megasimulacro que despertó a varios de ustedes que no acostumbran “madrugar”) y, como parte de los actos protocolarios para recordar tan terrible acontecimiento, el jefe capitalino, Miguel Ángel Mancera, procedió a develar una placa conmemorativa… sólo que ésta tenía un pequeño error.

“Ah, seguro la escribió uno de sopitas.com, jiar, jiar, jiar”, fue uno de varios de los comentarios que se dejaron leer en las redes sociales sobre el asunto. Y cómo no echar la cábula, si la pieza no duró ni un solo día colocada. Para intentar quitarse un poco de culpa, la encargada de la colocación de la placa, la diputada del PRD, Socorro Meza, responsabilizó a los proveedores por el no fatal (pero sí criticable) error, ya que surgió la pregunta: ¿y qué nadie le echó una leída antes de ponerla… o antes de pagar por la chamba? Bueno, ya vimos que no.

Aunque un error lo tiene cualquiera y nomás era cuestión de aceptarlo y aguantarse un poco, la diputada, le echó más brillo a su reluciente incapacidad para sacar bien la chamba encomendada e intento minimizar el asunto:

“Se iba a instalar y apenas se instaló con mucha premura por la entrega del proveedor, como ya ve que se presentó lo del 15 (de septiembre), el 16 y todo eso… no había las condiciones. Ya nos habíamos percatado de ese error de cuatro décimas, pero yo creo que aquí lo preponderante es las víctimas, es recordarlas, el tener en nuestra memoria lo que sucedió”.

En fin… ahhh claro. El error consistió en que la placa develada señalaba que el terremoto que cimbró a la Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985 tuvo una intensidad de 7.7 grados Richter, cuando en realidad fue de 8.1.

Bueno, pues sí… nomás fue un error de cuatro décimas, que en la escala de las regadas legislativas es nada. Sin embargo, la pifia fue más criticada por el hecho de que doña Socorro quiso también quedar para la posteridad, al colocar su nombre en la placa bajo el título de “Diputada Promovente”, sea lo que sea que eso signifique quizás quiso decir que ella fue la diputada que promovió la iniciativa para colocar la placa… pero eso no suena tan chévere y, de ahí, que decidió inventar el nuevo vocablo.

“Es indignante que develes una placa en conmemoración a hechos ocurridos en donde por desgracia fallecieron miles de personas y aunado a eso te quieras adornar poniendo tu nombre”, criticó el diputado Carlos Candelaria.

*Vía Reforma
Comentarios