Sentencian a 33 años de cárcel a “anarco” que incendió Metrobús

Las autoridades capitalinas no le agarraron la onda al “anarco” que prendió fuego a las instalaciones del Metrobús. Su mensaje –según– era de apoyo al caso Ayotzinapa… pero bueno, por andar de piromaniaco, el susodicho se hizo acreedor a una buena temporada en el bote.

Culpable de los delitos de ataques a las vías de comunicación, la paz pública y daño a la propiedad, Fernando Sotelo fue sentenciado a 33 años y 5 meses de prisión, castigo al que hay que añadir una multa de 519 mil 815 pesos… más una deuda de 5 millones 461 mil 559 pesos que deberá pagar  por los daños realizados a las instalaciones del Metrobús y, aparte, reponer monetariamente la unidad afectada. En total, el buen “anarco” tendrá que desembolsar 8 millones 547 mil 593 pesos.

Sotelo es el primer sentenciado de los cinco detenidos por actos vandálicos sucedidos hace poco menos de dos años. Según la Procuraduría General de Justicia, los “anarcos” fueron detenidos con todo un cargamento de explosivos, luego que parte de ellos fueron utilizados para dejar la estación del Metrobús “Ciudad Universitaria” en calidad de chicharrón.

anarco-incencio-metrobus1

De acuerdo con las autoridades, el día de los hechos (5 de noviembre de 2014), Sotelo y compañía (en total, dos decenas de encapuchados) bloquearon Avenida Insurgentes Sur (a la altura del Estadio Olímpico), para después abordar una unidad del Metrobús. Ya con la unidad desalojada y bajo su control, los llamados “anarcos” iniciaron con el incendio, todo bajo el argumento de protestar por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Aunque el cuerpo de bomberos de la UNAM intentó sofocar las llamas, los encapuchados impidieron la labor, por lo que la policía capitalina tuvo que intervenir para resguardar la zona y hacer que las afectaciones no fueran aún mayores. A pesar de que se preveía que las reparaciones a la estación afectada durarían cerca de un mes, ésta quedó lista en sólo seis días después del incidente.

Al momento de su detención, Fernando Sotelo (22 años) aseguró se estudiante de la Preparatoria 7 y dedicarse a la venta de gelatinas. Junto con él, también fueron aprehendidos Sergio Pérez Landeros (33 años), y José Luis Sánchez Pérez (23 años).

*Vía La Razón
Comentarios