La final de la Copa Libertadores: una sede neutral

Pues siguen los cambios en la Copa Libertadores con la intención de hacerla más atractiva en lo deportivo y en lo económico. Integrantes de la Conmebol decidieron hacer modificaciones muy notorias y que prometen hacer un torneo mucho más llamativo.

Así como se hace en la UEFA Champions League, ahora la final de la Libertadores se jugarán en un estadio neutral y a un solo encuentro. Nada de goles de visitante ni ida y vuelta: todo se define un 90 minutos –más si se van a tiempo extra– ante un público dividido por igual.

Según Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, este cambio es en búsqueda de ‘justicia deportiva’. Este pensamiento viene gracias al dato que dice que siete de los últimos 10 locales en la final de vuelta se quedaron con el trofeo.

Además, también se agregó que México sería una posible sede para la última instancia. Por lo que los equipos aztecas ya son considerados como uno más en la competencia y no un invitado externo.

Otra reforma será el número de participantes y la duración del torneo. Se jugará de febrero a noviembre, siendo 42 semanas totales de competición. Sumando a esto, los participantes pasarán de ser 38 a 42 equipos.

Por otra parte, la Sudamericana tendrá una función similar a la Europa League. Los 10 equipos que no clasifiquen a los Octavos de Final pasarán a la Copa Sudamericana.

Todos estos cambios se llevarán a cabo para el siguiente año. A ver cómo nos va con este nuevo formato.

***Foto Mexsport

Pleca - Sopitas Deportes.

Estamos hablando de:

Copa Libertadores