La historia de Algie, el mítico cerdo volador de Pink Floyd

Pink Floyd es más que una banda. Con su música y sus discursos políticos y filosóficos estos músicos británicos lograron colocar a Pink Floyd como un icono cultural del siglo XX y una de las bandas más influyentes en la historia.

Es difícil decidir entre un solo disco de Pink Floyd como “el mejor”, pero uno de los que sin duda alguna marcó su carrera fue Animals, de 1977, que fue criticado por muchos de sus seguidores que lo consideraban pretencioso.

A pesar de todo, con el correr del tiempo, este disco se volvió uno de los más reconocidos de la banda gracias en gran medida, a su portada, donde apareció por primera vez Algie, el icónico cerdo volador que hoy es un sello distintivo de Pink Floyd y su legado.

Una de las cosas que más aplaudieron los que asistieron al primer concierto de Roger Waters en el Foro Sol fue precisamente el cerdo volador con mensajes políticos que adornó el recinto. Así que, tenemos un buen pretexto entre manos para contarles  la historia de cómo este cerdo se volvió un distintivo de Pink Floyd y por supuesto de Roger Waters.

La historia de Algie el mítico cerdo de Pink Floyd

La historia del cerdo volador comenzó en 1976, cuando Roger Waters estaba buscando ideas para la portada de Animals. Hipgnosis, el estudio gráfico con el que había trabajado con la banda diseñando las portadas de los discos anteriores, sugirió que este nuevo álbum tuviera como portada a un niño descubriendo a sus padres teniendo relaciones sexuales.

Sin embargo, Roger Waters estaba buscando algo más simbólico. En ese entonces, Waters vivía en Clapham Common, Londres, y a menudo pasaba por la Battersea Power Station, una central termoeléctrica que en aquella época estaba a punto de terminar su vida útil. A Waters le encantaba ese edificio porque, según el músico, tenía una conexión especial con Pink Floyd: a las cuatro columnas las veía como a los cuatro integrantes de la banda.

El concepto completo del disco, para algunos podría estar inspirado en la novela ‘Rebelión en la Granja’ de George Orwell, reúne canciones sobre diversos temas como el capitalismo y los diferentes niveles sociales de los países industrializados. Pero hacía falta algo que completara el mensaje que quedaría registrado en la portada.

Entonces, el cerdo volador entró en escena y se integró como elemento para el arte del disco como representación de la clase política británica de esa época.

El encargado de diseñar la versión de nueve metros del cerdo fue el artista australiano Jeffrey Shaw, junto con la compañía alemana Ballon Fabrik.

La historia de Algie el mítico cerdo de Pink Floyd

Así, Algie voló por primera vez el 2 de diciembre de 1976 frente al edificio elegido por Waters. Todo estaba listo, incluso la banda contrató a un tirador para dispararle al globo del cerdo por si se escapaba. Sin importar las previsiones, y debido a las condiciones climáticas, el globo de desamarró y ascendió por el cielo londinense, justo por la ruta de los aviones que volaban al aeropuerto Heathrow, provocando el retraso de muchos vuelos.

Algie fue recuperado por la banda tres días después en Kent, cuando un granjero enfadado porque el inflable asustó a algunas de sus vacas se los entregó y entonces Pink Floyd pudo continuar con la sesión de fotos. La imagen final elegida para el arte fue una en donde se superpuso al cerdo frente a la estación eléctrica.

Así es como nació el concepto de esta icónica figura.

Desde entonces, los cerdos inflables gigantes acompañaron a la banda en múltiples ocasiones. Primero, en los conciertos que siguieron al lanzamiento de Animals y, poco a poco, en otras actividades promocionales como lanzamientos de discos o anuncios importantes.

Los cerdos como Algie aparecían sobre el escenario de los conciertos de Pink Floyd a finales de los 70 y durante los 80 en momentos clave de la presentación, como la interpretación del tema ‘Pigs (Three Different Ones), gracias al cual fueron cargándose de simbolismo.

En el tour de The Wall, el cerdo de los conciertos cambió de color rosa a negro y le agregaron el logotipo de los martillos cruzados que también identifica al grupo. Paulatinamente, Algie (y sus variantes) fueron asociándose a la faceta política de los conciertos de la banda.

Con la separación de Waters de Pink Floyd, el bajista retuvo los derechos de la imagen del cerdo, lo que no impidió que la banda usara otras versiones y adaptaciones del animal. Hoy en día Algie es oficialmente uno de los elementos aportan una mezcla de expresión popular y manifestación artística en los conciertos de Roger Waters, que con frecuencia lleva encima consignas, frases y dibujos de corte político y social.

Durante 40 años, Algie ha volado por todo el mundo y recientemente fue intervenido por los artistas mexicanos Reez y Triana que lo llenaron de mensajes de protesta atacando al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Hay mensajes sobre los 43 de Ayotzinapa, los muertos y desaparecidos del gobierno mexicano en turno, la violencia de género y el descontento generalizado de la población expresado en frases como #RenunciaYa.

 

Una foto publicada por Etna Mariel (@puertomariel) el

Un vídeo publicado por Karla Araiza Obregón (@karaizaobregon) el

Una foto publicada por elbaxter (@elbaxter) el

Una foto publicada por Isaac Tellez (@isaacocho) el

 

Estamos hablando de:

Pink Floyd Roger Waters