Una noche llena de acordes melancólicos con Jake Bugg en El Plaza

El lugar entero se llenó de gritos una vez que llegó la hora marcada, y todas esas personas que fueron a formarse con casi medio día de anticipación sabían lo que les esperaba.

Entonces el joven Charlie Rodd apareció en el escenario para demostrar que no sólo era un simple más para Jake Bugg, puesto que unos cuantos minutos antes de que saliera a cantar, se podia escuchar a la perfeccion a las chicas del público corear su nombre con gran entusiasmo.

Fue así como a pesar del poco tiempo con el que contaba, la emoción de Charlie –que estaba más que preparado para esta noche– se hizo presente al deleitarnos con algunos de sus temas más conocidos, aprovechando la oportunidad para estrenar unos nuevos, dejando todo preparado para el gran acto principal gracias a su banda que puso un ambiente muy prendido.

charlie-rodd-en-el-plaza

Solo y acompañado de una guitarra acústica, un joven de 22 años apareció a presentarse ante la audiencia con la frase “sólo soy un pobre chico de Nottingham” seguida de unas cuantas notas bien marcadas.

La primera mitad del concierto de Jake Bugg consistió de un show acústico que con la fuerza de su voz con ese gran toque de melancolía y las historias que venía a contarnos sobre amor y juventud, robó la atención de todos los presentes comenzando con un desfile de emociones un poco extraño que sólo su música puede causar.

Más de cinco años de trayectoria musical se vieron reflejados en la seguridad y facilidad con la que iba encaminando a la audiencia a sentir justo lo que cada canción representaba para él, logrando ponernos en sus zapatos viviendo en ciudades problemáticas o estar a punto de llorar por la partida de una chica neoyorquina.

jake-bugg-en-el-plaza-2

Aprovechando que tenia bastante espacio para él solo, el acustico fue todo un viaje por el tiempo alternando los hits de cada momento de su carrera, incluyendo una vieja –pero hermosa– canción llamada “love me the way you do” de su primer EP.

Una vez que sonó el ultimo acorde, el joven británico cambió a un instrumento electrico y llamó a los demás integrantes de su banda para unirsele al escenario invitándonos a fumar un cigarrillo a la par de “Two fingers” dándole un tono mucho más alegre y movido a su concierto e incluso nos puso a bailar y saltar al ritmo del country.

Con cinco guitarras diferentes que cambiaba constantemente, Jake no desaprovechó la oportunidad para presumirnos sus habilidades –y enamorar más a sus fans– con unos poderosos solos que hacían retumbar el lugar entero con cada tono agudo y nos robaban en aliento

“Sonrían, sonrían. Yo siempre sonrío, ustedes me hacen sonreír”.

jake-bugg-en-el-plaza-1

El concierto se enfocó principalmente en presentarnos canciones del nuevo disco, por lo tanto muchas de las favoritas tuvieron que quedar fuera de la lista, y aunque algunos no estaban del todo contentos con esto, otros terminaron por amar los temas de “On My One” en vivo después de ver todas la energía que poseía Jake y su voz tan peculiar acompañada de sacudidas de cabeza y fuertes guitarrazos mostrando el crecimiento que ya tenido como artista desde que nos visitó por primera vez hace tres años.

Pero una vez que todo era risa, gritos y euforia, la banda volvió a marcharse y mientras todos hacían ruido y las chicas le declaraban su amor, Jake Bugg aparecio nuevamente solo para dedicar un gran momento a todos esos corazones rotos con toda la tristeza de “Broken” en dónde algunos cuantos partían en llanto –o se aguantaba las ganas para no quedar mal enfrente de chicas– con esas desgarradoras notas que a pesar de los años, en ningún momento han perdido su impacto.

jake-bugg-en-el-plaza-3

Luego de una increíble noche –que se pasó muy rápido– jugando con nuestros sentimientos de un modo tan puro que solo la música puede conseguir. Llegó el momento de decir adiós, no sin antes recibir ese cálido agradecimiento bien merecido que sólo el público mexicano obtiene constantemente.

Puede que el último álbum no haya sido del agrado de toda la crítica, pero Jake Bugg demostró una vez más, por qué es uno de los músicos más importantes de nuestra generación, que aunque en algún momento utilizo ayuda de co-escritores para sus primeros temas, ahora sabe muy bien lo que hace y qué camino debe tomar en esta gran industria, además de poseer una gran voz.

Setlist:

1. On My One
2. Simple As This
3. Strange Creatures
4. Love Me The Way You Do
5. Me and You
6. The Love We’re Hoping For
7. All That
8. Two Fingers
9. Bittersalt
10. Seen It All
11. Messed Up Kids
12. Never Wanna Dance
13. Trouble Town
14. Put Out The Fire
15. There’s A Beast and We All Feed It
16. Taste It
17. Slumville Sunrise
18. Simple Pleasures
19. Gimme The Love
20. Broken
21. Lighting Bolt

Texto: Aarón Cortés
Fotos: Instagram
Comentarios