El Nobel de Química 2016 es para los diseñadores y productores de “máquinas moleculares”

Luego de dar a conocer a los laureados en el área de Medicina y Física, hoy el Comité de los Premios Nobel han anunció a los ganadores del reconocimiento en Química. Se trata de Jean-Pierre Sauvage, Sir J. Fraser Stoddart y Bernard L. Feringa, diseñadores y productores de las “máquinas más pequeñas del mundo”.

Por increíble que parezca, los ganadores del preciado reconocimiento fueron capaces de crear moléculas con movimientos controlables, las cuales pueden realizar tareas específicas al añadírseles energía. Por la creación y diseño de estas llamadas “máquinas moleculares”, Jean-Pierre Sauvage (University of Strasbourg, France); Sir J. Fraser Stoddart (Northwestern University, Evanston, Ilinois, EEUU) y Bernard L. Feringa (University of Groningen, Holanda) son premiados con el Nobel de Química de este año.

Con lo desarrollado por este trio se demuestra que la miniaturización de la tecnología puede ser una “completa revolución”, señala el comunicado que acompañó al anunció de los premiados. “Los laureados con el Nobel 2016 en Química han miniaturizado máquinas, llevando la química a una nueva dimensión”.

El primer paso para crear las llamadas “máquinas más pequeñas del mundo” fue dado en 1983 por Jean-Pierre Sauvage, al lograr unir dos moléculas en forma de anillo para, así, formar una cadena: una catenane. “Normalmente, las moléculas se unen por enlaces en los que los átomos comparten electrones, pero en esta cadena estaban unidas por una unión mecánica más libre. Para que una máquina pueda realizar una tarea, debe partes que se muevan una respecto a la otra. Los dos anillos entrelazados cumplen exactamente con este requisito”.

El segundo paso se dio hasta ocho años después, en 1991, con Fraser Stoddart: enroscó un anilló molecular sobre un muy delgado eje (también molecular) y, con esto, demostró que el anillo era capaz de moverse a lo largo del eje. Este mecanismo fue bautizado como “rotaxano” y con él pudo desarrollar mecanismos más complejos: un ascensor molecular, un músculo molecular y un chip de computadora basado en una molécula.

Ya para 1999, Bernard Feringa fue capaz de desarrollar todo un motor molecular al hace que “una pala de rotor molecular pudiera girar continuamente en la misma dirección”. Con este motor molecular, Feringa logró hacer que un cilindro de vidrio 10 mil veces más grande que el motor pudiera tener una rotación y, por si fuera poco, diseñar un “nanocarro”.

En términos de desarrollo, con las “máquinas moleculares”, los laureados han logrado avances comparados con los obtenidos en 1830, cuando los científicos de esa época apenas ideaban manivelas giratorias y “simples” mecanismos con ruedas, sin imaginar que uniendo cada una de esas partes se podrían crear trenes eléctricos, lavadoras, ventiladores y procesadores de comida, por ejemplo. “Muy probablemente las máquinas moleculares serán utilizadas en el desarrollo de cosas tales como nuevos materiales, sensores y sistemas de almacenamiento de energía”, concluye el comunicado ofrecido por el Comité Nobel.

*Vía nobelprize.org

Estamos hablando de:

Ciencia Premio Nobel