Joven asegura que obtuvo “súper poderes”… sólo con dejar de masturbarse por 700 días

No… la neta no vale la pena el sacrificio, ¿o sí?

Mientras que Stan Lee hace que güeyes sin chiste obtengan poderes nomás porque los muerde una araña o porque reciben algo de radiación, parece que la forma de tener capacidades por encima de la media es bastante simple: dejar de jugar billar de bolsillo, torcerle el cuello al ganso, desflemar el cuaresmeño, descremarse, tirolear las sábanas, hacer llorar al cíclope… dejar de masturbarse, pues.

masturbacion-1

La prueba de lo anterior es un integrante de un grupo en Reddit… ¿cómo? Sí.

Verán, en dicho grupo, unos valientes se pusieron la imposible meta de no sacarse pelos en la mano por “X” tiempo, de preferencia el más que pudieran aguantar. A tal proeza le llamaron “fapstinencia”.

En fin, por increíble que parezca, un miembro del grupo autodenominado “NoFap” pudo resistirse a los deseos de la carne (propia) por 700 largos días.

Y existe un Dios, porque por tal sacrificio el fulano fue recompensado con “súper poderes”, tales como aumento de confianza, una impresionante habilidad para enfocarse, claridad de pensamiento y, quizás la más importante: la capacidad de cuestionarse sobre el sexo…

Bueno, ése no es poder, pero aun así es importante marcarlo: hay una “constante glorificación del sexo”, “se ha empañado nuestro perspectiva general de la vida”, “ahora muchos sólo piensan en sexo y cómo sería dormir con mujeres con ‘cuerpos perfectos'”, son algunas de sus reflexiones.

nofap-masturbacion

Y puede que tenga razón. De hecho, muchos de los miembros del grupo “NoFap” no lo hacen por cotorrear, sino para intentar curarse de su severa adicción a la pornografía, la cual les ha impedido excitarse en la “vida real” con estímulos “normalitos”… es decir, si no ven cosas extremas como las que se ven en las pelis XXX, nomás no responde el “amigo”.

¿Creen que tal esfuerzo no vale la pena por esos “súper poderes”?…

Bueno, “por lo menos ahora estoy tranquilo por el hecho de que puedo controlar mis ganas de masturbarme, entonces he desarrollado una fuerte fuerza de voluntad, suficiente para vencer una adicción que las personas ciegas ni siquiera consideran una adicción “, señala el héroe de esta historia.

*Vía The Independent
Comentarios