Eligen nuevo secretario general de la ONU: será el portugués António Guterres

Tras la salida de Ban Ki-moon, la Organización de Naciones Unidos (ONU) eligió al  ex primer ministro de Portugal, António Guterres, como su nuevo secretario general.

Como les informamos, Guterres ya se perfilaba para ocupar el cargo. Ahora, tras realizarse votaciones informales por parte de todos los embajadores del Consejo de Seguridad, el portugués fue elegido como nuevo titular de la organización internacional.

“Después de nuestra sexta votación oficiosa, tenemos un claro favorito y su nombre es António Guterres. Hemos decido realizar la votación formal mañana por la mañana, a las 10, y esperamos que se pueda llevar a cabo por aclamación, es lo que esperamos”, señaló el embajador ruso, Vitaly Churkin.

Será hoy cuando se haga la votación formal, con la cual se ratificará a Guterres ante la Asamblea General de la ONU, esto de acuerdo a los procedimientos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

António Guterres fue primer ministro de Portugal durante el periodo 1995-2002. Además, se desempeñó como Alto Comisionado de la ONU para los refugiados de 2005 a 2015. Desde febrero su nombre cobró fuerza para ocupar el lugar de Ban Ki-moon, esto cuando él mismo se lanzó a la carrera por la dirección de Naciones Unidas

Aunque la confirmación de Guterres se dará sin mucho aspaviento, hubo un movimiento que pedía a una mujer al frente de la ONU. Al conocer la designación del portugués, representantes del movimiento no dejaron de expresar su inconformidad: “había siete candidatas en la carrera y, al final, parece que nunca fueron seriamente consideradas. ¡Esto es un ultraje!”

Al respecto, el Center for Women’s Global Leadership señaló que “el próximo secretario general de la ONU no es una mujer, pero vamos a tener que confiar que es feminista”.

Algunas de las candidatas fueron las primeras en felicitar a Guterres por su inminente designación. La antigua primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, admitió que Guterres fue un “claro vencedor” de la elección y recordó que ambos se conocieron en sus épocas de “primeros ministros”. Clark, al igual que Guterres, ya había ocupado un cargo en Naciones Unidas, al estar al frente del Programa de la ONU para el Desarrollo.

Por su parte, Irina Bokova, directora de la UNESCO y perfilada para el máximo cargo de la ONU por el gobierno de su propio país (Bulgaria), se mostró confiada en que Guterres será “un excelente secretario general”.

Otro nombre que sonó (aunque de última hora)  para la ONU fue el de la comisaria europea, Kristalina Georgieva, quien incluso recibió licencia por parte de la Comisión Europea para avanzar en su candidatura. Al parecer no cayó muy bien la elección de Guterres al interior de la mencionada comisión, ya que al pedir un comentario al respecto, el vocero de la Comisión Juncker se limitó a decir “no, por el momento no, por favor”.

La candidatura apresurada de Georgieva era respaldada por el gobierno alemán de Angela Merkel y otros países, como Hungría. “Berlín está ligado irreparablemente a la derrota de Kristalina (…) si Angela Merkel quería una mujer del Este [al frente de la ONU] debería haber apoyado una de las candidatas que ya estaban en la carrera”, consideró la especialista en temas internacionales, Mónica Ferro.

Por su entrada tardía en la competencia por el secretaría general de la ONU, la candidatura de Georgieva deja entrever una negociación previa de acuerdos. Así, la designación de Guterres “acaba por ser una victoria de los valores contra una decisión de realpolitk, [lo cual revela que] sus promotores no perciben nada de la ONU”, agregó Ferro.

*Vía un.org, dn.pt