Regidores de Cd. Juárez dan chance a priista de jubilarse a los 36 años de edad

Hace unas semanas les presentamos el caso de un señor que a sus 90 años todavía trabajaba con su carrito de paletas, negándose a jubilar (más por necesidad que por otra cosa). Seguro que en Ciudad Juárez los regidores sintieron gacho al conocer esa historia y, por lo tanto, se niegan a que sus funcionarios sufran esas penas… sólo que de una manera exageradamente anticipada.

Apenas tiene 36 años, pero la funcionaria priísta en Ciudad Juárez, Lizbeth Alonso Carreón, ya se cansó de chambear y, por ello, pidió ser jubilada. Aunque a una persona común seguro la mandarían a chiflar a su maúser ante tal petición, a tan flamante y nada relevante integrante del tricolor le fue autorizada: así que recibirá una pensión de 21 mil 164 pesitos mensuales… bueno, sólo en caso de que el alcalde local lo autorice.

La solicitud de Alonso Carreón fue hecha el pasado 25 de junio, en ella se aseguraba que cumplía con todos los requisitos legales para irse a descansar prematuramente: según, lleva 15 años de servicio; es decir, comenzó a trabajar desde los 20 años para el Ayuntamiento. No obstante, no se le cuenta el permiso que solicitó para su fallido intento para alcanzar una diputación. Su estancia en los cargos ha sido por etapas, se denuncia.

Como sea, tal permiso representa sólo meses más… y, a final de cuentas, eso les valió a los regidores, pero no al alcalde Javier González Mocken, quien anunció ayer que no firmará los expedientes de las jubilaciones de la ex funcionaria.

“Desde ahorita les digo que no van a ser aprobadas en mi Administración, independientemente que tengan o no la razón jurídica para aspirar a una jubilación. De mi parte no van a ser aprobadas porque no tengo la oportunidad de revisar personalmente todos los antecedentes y si no estoy convencido de ello, tampoco lo voy a firmar”, comentó.

Cabe señalar que González Mocken sólo tiene la facultad de retachar la solicitud, mas no de vetarla. Por ello, el expediente será nuevamente revisado y corregido por los regidores, en caso de que haya omisiones o errores.

*Vía RT