¿Se acabó el experimento de Chip Kelly en la NFL?

Los aficionados de los San Francisco 49ers empiezan a desesperarse con las decisiones que está tomando el entrenador del equipo, Chip Kelly. Han comenzado la temporada 1-4 y Blaine Gabbert no ha sido la solución que esperaban los fanáticos en la posición de quarterback. En la derrota que sufrieron el jueves pasado, contra los Arizona Cardinals, las gente que se dio cita en el Levi’s Stadium pidió que le diera la oportunidad a Colin Kaepernick, pero Kelly no los escuchó y tiene que tomar una decisión rápida si no quiere perder el cariño de la afición como le pasó en los Philadelphia Eagles.

La relación de Kelly con los Eagles terminó muy mal e incluso fue despedido antes de que acabara la temporada pasada. Fue duramente criticado por los analistas de la NFL por la forma en que manejaba al equipo y por sus cuestionables decisiones en la ofensiva, área en la que brilló dentro de la NCAA. Por lo que fue una sorpresa para muchos cuando los 49ers le dieron otra oportunidad en la liga.

Chip Kelly tuvo un buen inicio con los Eagles

Pero Kelly no siempre tuvo una mala imagen dentro de la NFL y cuando llegó, incluso se pensó que podía revolucionar el juego. El 9 de septiembre del 2013 entrenó su primer juego, un Monday Night Football entre los Philadelphia Eagles y los Washington Redskins. La ofensiva de los Eagles lució dominante y espectacular, con jugadores como Michael Vick, LeSean McCoy, Desean Jackson y Brent Celek, la defensiva de Washington no tenía idea de como parar un ataque tan veloz e iniciando la segunda mitad, Filadelfia tenía una delantera de 33-7.

Después de ese encuentro las cosas se vinieron abajo y arrancó con una marca de 3-5. Fue ahí cuando tomó la decisión de darle la titularidad a Nick Foles, en aquel momento un mariscal de campo de segundo año, y la suerte de los Filadelfia comenzó a cambiar. Terminaron el año con registro de 7-1 y avanzaron a los playoffs. Foles, un jugador relativamente desconocido antes de que llegara Kelly, lanzó 27 pases de anotación y solamente dos intercepciones. McCoy corrió para 1607 yardas y Jackson tuvo 1332 por aire. A pesar de que perdieron 26-24 contra New Orleans en el juego de comodines, el futuro parecía brillante en Philadelphia.

El segundo año de Kelly inició con muchas expectativas y después de ocho semanas, los Eagles tienen un récord de 6-2. Aunque Foles no tenía tan buen año como el anterior (13 touchdowns y 10 intercepciones hasta la semana 8), el equipo estaba ganando. Pero en un juego contra los Houston Texans se lesionó de un hombro y se perdió el resto de la campaña. Mark Sánchez entró en su lugar y guió a Filadelfia a una marca de 9-3 después de una impresionante victoria contra Dallas en un juego de Día de Acción de Gracias, pero esa sería la última vez que una ofensiva de Kelly se vio explosiva en la NFL.

Las siguientes tres semanas Philadelphia perdió (contra Seattle, Dallas y Washington) y con esto quedaron eliminados de la postemporada. Además, la ofensiva ya no fue la misma y las jugadas que seleccionaba eran repetitivas, motivo por el cual no consiguieron una victoria que les hubiera entregado el pase a los playoffs.

Este fue el partido que acabo con Chip Kelly en la NFL

Su tercer año fue un desastre con los Eagles. El dueño de la institución el dio el control absoluto sobre el roster y decidió mandar a Foles a los Rams, a McCoy a Búfalo y Jeremy Maclin prefirió firmar con los Kansas City Chiefs porque consideró que no le ofrecieron una buena oferta económica, sin importar que en el 2014 tuvo su mejor año con 1318 yardas y 10 anotaciones. Un año antes también decidió dar de baja del equipo a DeSean Jackson, estas decisiones fueron algunas de las cosas que los aficionados nunca le perdonaron.

Con la llegada de Sam Bradford, como mariscal de campo titular, y DeMarco Murray, como corredor, la ofensiva se vio peor que nunca. Los jugadores que seleccionó en el draft, Marcus Smith, Josh Huff o Nelson Agholor, no fueron trascendentales dentro del campo. Tuvieron la fortuna de estar en una de las peores divisiones de toda la liga y llegaron a la semana 15 con posibilidades de ingresar a la postemporada. Si vencían, jugando como local, a los Arizona Cardinals y los Washington Redskins ganarían la NFC East. Sin embargo, fueron apaleados en ambos partidos y con eso terminó la era de Kelly en Philadelphia. Antes de jugar el último partido de la temporada regular, contra los New York Giants, el dueño del equipo, Jeffrey Lurie decidió terminar la relación.

Finalizó con 26 victorias y 21 derrotas, pero su actitud siempre fue un problema con los jugadores e incluso fue acusado de racista por LeSean McCoy y Tra Thomas, entrenador asistente de los Eagles. La velocidad con las que llamaba las jugadas era algo que molestaba a la defensiva, ya que consideraban que no les daba suficiente tiempo de descanso y por eso no podían rendir igual en el último cuarto. Tampoco permitía que Bradford cambiara las jugadas en la línea de scrimmage, aunque la defensiva supiera que es lo que se estaba llamando. En sus primeros dos años la ofensiva terminó en cuatro y tercer lugar, pero en su último cayó hasta el puesto número 13.

Chip Kelly no ha brillado en San Francisco

Se especuló que podría regresar al futbol americano colegial, pero San Francisco se arriesgó y lo contrató como se entrenador en jefe. A pesar de que es muy temprano en la campaña, las cosas no marchan de la mejor manera y Kelly sigue cometiendo los mismos errores que en Philadelphia. Darle una oportunidad a Kaepernick podría ser su última esperanza de mantener su trabajo dentro de la NFL.

Rodrigo Soto Villarreal

Pleca - Sopitas Deportes.

Estamos hablando de:

Chip Kelly