Dos refugiados sirios entregaron al hombre más buscado de Alemania

Alemania encontró en un refugiado sirio a un nuevo héroe nacional. Se trata de Mohamed A., un refugiado de 36 años quien en compañía de un amigo (no identificado) puso fin al escape de Jaber Albkr, un hombre acusado este fin de semana por la Fiscalía Federal de planear un atentado terrorista en uno de los dos aeropuertos de Berlín.

Los dos refugiados le dieron asilo por una noche a Jaber Albakr, pero al darse cuenta de que se trataba del hombre más buscado de Alemania durante el fin de semana, no dudaron en impedir su escape y avisar a las autoridades. Por temor a represalias del Estado Islámico hacia su familia, que aún está en Siria, Mohamed A. pidió que no se revelara su identidad, incluso para las fotos con los medios alemanes, su nuevo héroe sólo sale de espaldas.

El periódico Bild de Alemania publicó una foto del supuesto terrorista atado de los pies con un cable eléctrico mientras un hombre, del que sólo se ve el brazo lo está sosteniendo por el cuello. Esta foto fue la que presentó el sirio de 36 años a las autoridades para mostrar que tenía en su poder a Jaber Albakr.

Jaber Albakr se puso en la mira de las autoridades alemanas cuando el sábado por la mañana (8 de octubre), las fuerzas de seguridad encontraron en su casa de Chemnitz un cinturón de explosivos y 1.5 kilos de peróxido de acetona (TATP), material que usaron los yihadistas vinculados con Daesh en atentados como los de Bruselas o París.

Desde ese momento del sábado Alemania inició la búsqueda del también joven sirio, del que difundieron fotografías por todo el país. Según las declaraciones de Mohamed A., él y su amigo conocieron a Albakr en un chat de refugiados en donde el señalado como terrorista pedía con urgencia un lugar para dormir. Fue así como sus compatriotas le ofrecieron ayuda hasta que se dieron cuenta de que se trataba de un prófugo sospechoso de terrorismo.

jaber-albakr-terrorista-alemania-2

A pesar de ser proclamado como un héroe, Mohamed A., dijo a el Bild que no se consideraba como tal, pues él sólo cumplió con su obligación ya que “no ve a los terroristas como sirios ni como personas”, además de que lo hizo en un gesto de agradecimiento al país que lo acogió: “Estoy tan agradecido a Alemania de que nos haya acogido que no podía permitir que él le hiciera algo a los alemanes”, dijo Mohamed al diario Bild.