Tras emboscada contra militares, Sedena tiene en la mira a policía de Culiacán

Hace unos días, cuando se homenajeaba a los militares que murieron tras una emboscada sufrida en Culiacán, Sinaloa, el pasado 30 de agosto, el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, advirtió que la cosa no iba a quedarse así. Calificándolos de “bestias, enfermos y criminales”, el mando militar sentenció:

“Que las organizaciones criminales sepan que no descansaremos hasta que sean juzgados por sus delitos. Sepan que vamos con todo, con la ley en la mano y la fuerza que sea necesaria, nadie por encima de la ley, que la fuerza que apliquen tendrá la respuesta que corresponda por parte de la autoridad”.

Bueno, parece que los criminales no andan por las calles o la sierra del Estado, sino en otro lado…

En operativo castrense, al menos media centena de integrantes del Ejército se hicieron presentes en las instalaciones de la policía ministerial de Culiacán, esto para hacer revisión de armamento, confiscar teléfonos celulares,  armar uno que otro interrogatorio y ver si entre los flamantes funcionarios de la dependencia se puede sacar algo de información para dar con los responsables de la emboscada en la que murieron cinco soldados a finales del mes pasado.

La movilización de militares parece que fue asunto serio: dio inicio desde el lunes a las 19 horas y concluyó hasta las 4 de la madrugada del martes. Además, se tuvieron cercadas las instalaciones de la Policía Ministerial e, incluso, se le aplicó la báscula ratera a los escoltas del procurador general del Estado, del secretario de Seguridad Pública y del coordinador de Seguridad.

El operativo aplicado por la Sedena se realizó luego que el edil de Culiacán señalará a la Policía Ministerial como la responsable de la seguridad del convoy militar la noche en que se perpetró la emboscada… evidentemente, les falló la chamba. Por esta razón, 35 policías que se encontraban de guardia la madrugada del ataque, se encuentran bajo investigación por su probable complicidad con los narcotraficantes que son señalados como perpetradores de la emboscada.

Estamos hablando de:

Policia sedena Sinaloa