Obispo en QR cuestiona alerta de género: “¿por qué su muerte no es un homicidio como todos?”

¿Pues si a final de cuentas todos somos hijos del Señor, no?

Porque seguramente sabe de casos en los que hombres son acosados en el transporte público, abusados en las calles y asesinados con saña (nomás porque son hombres), el obispo de la prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, no entiende por qué las autoridades deben eventualmente activar la alerta de violencia de género (AVG) en Quintana Roo… ¿pos pa’ qué?

“Si ayuda a protegerlas (la alerta de violencia de género), sí, pero la pregunta es: ¿por qué las mujeres tienen que ser diferentes?, ¿por qué no son como los hombres?, ¿por qué no es un homicidio como todos?, de un ser humano, o ahora vamos a tener que las mujeres son diferentes”.

obispo-quintana-roo-feminicidios

La anterior cuestión fue colocada por el religioso en el evento en el que dio detalles del próximo Encuentro Mariano (que se celebrará el 5 de noviembre, por si les interesa), ahí, remarcó cuál es su bronca con la AVG solicitada por organizaciones civiles, dados los 16 feminicidios cometidos en Cancún el año pasado:

“El inconveniente es cuando ellas quieren ser iguales, y a veces al marcar esas diferencias, luego salen perdiendo, o sea, con tal de que no salgan perdiendo las mujeres es bienvenida (…)una cosa es la ideología de género y otra la equidad de género; entonces, somos iguales y cada uno tiene derecho a tener paridad con los hombres en el terreno laboral y en otros, pero la ideología de género es la eliminación de los sexos, no hay sexo; tú eres hombre o mujer, tú escoges, porque es una cosa cultural”.

¡¡¡¡¿¿¿¿????!!!!!

La AVG es un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres que consiste en un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida y/o la existencia de un agravio comparado. Su objetivo consiste en garantizar la seguridad de mujeres y niñas, el cese de la violencia en su contra y/o eliminar las desigualdades producidas por una legislación o política pública que agravia sus derechos humanos.

Bueno, ya en otros asuntos, el obispo no podía dejar de sacar a colación el asunto de la familia. Comentó que, de acuerdo con sus cifras, el 75% de los mexicanos dicen que la familia es su “bien más preciado… aunque bueno, también está duro el problema de la violencia intrafamiliar (al menos en Quintana Roo) y por eso pidió a la gente asistir a su Encuentro Mariano: para retomar valores.

*Vía La Jornada