‘Los Parecidos’: hacer ciencia ficción en México y no morir en el intento

La nostalgia por un estilo que marcó y aterró a toda una generación, fue en gran medida lo que le otorgó el abrumador éxito que obtuvo la serie del momento, el programa del que hemos estado hablando todo el año. Stranger Things y sus pequeños y talentosos protagonistas, retomaron elementos del cine de los 80 para crear algo nuevo, pero tememos decirles que un año antes de su gran éxito, un director mexicano ya se les había adelantado a esta idea.

Los Parecidos es el segundo largometraje de Isaac Ezban, un director mexicano que decidió apostarle por dos cosas que desafortunadamente no son muy comunes en México, el cine nacional y la ciencia ficción. Ezban ya había mostrado su fascinación por el género en su primera cinta, pero ahora decidió agregarle tintes de terror a este thriller psicológico junto a una misteriosa historia que se desenvuelve en medio de una fecha marcada en el calendario de todos los mexicanos: el 2 de octubre de 1968.

1

Ese día, una lluvia torrencial e inusual, un huracán que afecta a todo el mundo y que tiene a los meteorólogos desconcertados, atrapa a un grupo de personas en una estación en alguna parte de Guerrero, quienes primero están desesperados por salir de ahí y tomar un camión a su destino, pero después los balbuceos de una chamana, les anuncia que algo no está bien, un virus extraño e incomprensible, se apodera del ambiente para comenzar a transformarlos uno por uno, a perder su identidad, un fenómeno que sólo tiene una explicación que no pertenece a este mundo.

La cinta tiene una historia ambiciosa, pero que además conforme van pasando las escenas, la trama te va atrapando hasta el punto en donde no puedes despegar los ojos de la pantalla, porque la curiosidad nos mata por saber que pasará a continuación. Todo está perfectamente dosificado y se las arregla para que de alguna manera, la capacidad de sorpresa no se termine hasta casi el final de la cinta.

También llama la atención sus efectos especiales, los detalles son muy bien cuidados y nos hacen creer la angustia que se vive dentro de la estación. Sin embargo, en toda la película Izban también incluye temas que a simple vista parecen sencillos, pero son toda una maraña de complejidades, metáforas de ciencia ficción sobre nuestra propia humanidad.

14

Películas como The Thing, series de culto como La Dimensión Desconocida y The Outer Limits, y las historias de Ray Bradbury, H.G. Wells y Stephen King, se mezclan con una connotación política y social, con un mundo capitalista en donde el individuo no existe, todos somos una masa uniforme que debe de ir hacia una misma dirección, un mismo pensamiento, nos arrebata aquello que nos hace únicos, lo que nos hace humanos.

Una cinta que al mirarla, por momentos nos sorprende que esto haya sido hecha en México, y no por que nadie en este país tenga el talento para ello, sino porque es bastante raro ver películas de terror o ciencia ficción nacionales, pero al ver resultados como estos, esperamos que el esfuerzo por ir a verla en salas de cine comerciales, se refleje en más películas de producción nacional de este tipo, que tanto nos hacen falta.

los-similares-funciones

Por: Abraham Huitrón