Mientras Gamboa pide a Duarte “someterse a la ley”, la PGR ya lo considera prófugo

No adelanten juicios: el hecho de desaparecer a los pocos días de pedir licencia para dejar el cargo de gobernador (claro, todo para hacer frente a esas falsas acusaciones de desvío de recursos) sólo es signo de una cosa: Javier Duarte es bien juguetón. ¿O a poco creen que ya se peló porque en realidad es culpable?

La titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez, confirmó que el gobernador con licencia de Veracruz es prófugo de la justicia, toda vez que ya cuenta con una orden de aprehensión por la presunta responsabilidad de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Por ello, si es que todavía anda por ahí, avísenle que ya se le busca…

“pero siempre respetando, absolutamente, el debido proceso y los derechos humanos del presunto. Asumimos siempre una presunción de inocencia y por lo mismo de esa manera se está trabajando’’.

En conferencia realizada en Acapulco, Gómez señaló que del grupo de nueve personas que habrían estado de tranzas en Veracruz, ya se logró la detención de dos, por lo que se sigue trabajando en la localización del resto y, aunque parece que todo lo hacen con una calma que da más tiempo al susodicho de pelarse más lejos, este caso es “uno de los asuntos más relevantes que se están llevando ahorita en el sistema penal acusatorio”.

En fin, ante la situación, el coordinador priista en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, hizo a un llamado al político en fuga a no ser gacho y dejar de quemar a la banda del tricolor: “Exhorto a que el gobernador con licencia se someta a la ley. Exhorto a que se quede en su entidad y que enfrente a la ley”.

La petición del legislador no es gratuita, ya que se hace luego que el columnista de El Universal, Salvador García Soto, insinúo en su columna “Serpientes y Escaleras” que “Duarte de Ochoa sigue en territorio mexicano y estaría oculto en una casa entre el Estado de México y Michoacán, propiedad de un empresario, amigo de un encumbrado senador del PRI”.

… ¡Exacto!: el “encumbrado senador del PRI” no es otro más que el buen Gamboa.

senado-gamboa

Así como en su momento el gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, negó haberle echado la mano a Duarte para huir, ahora Gamboa hace lo propio. Consultado por Proceso, el senador aseguró que tal información es “una calumnia. No tengo nada que ver con Duarte. Ni llamada telefónica, ni le facilité helicóptero alguno porque no tengo. Créame que todo lo que se dice en esa información es mentira”.

La sospecha sobre la ayuda que Gamboa está proporcionando a Duarte para que éste no enfrente a la justicia, se basa en las diferentes ocasiones en que el legislador lo ha defendido… incluso intercediendo ante Enrique Peña Nieto.

Haciendo un poco de memoria, Proceso recuerda que el pasado 26 de septiembre Gamboa defendió públicamente a Duarte, cuando afirmó ante los medios que al entonces gobernador jarocho (aunque ya sin derechos como militante del PRI) no le ha había podido comprobar nada: “Hay que esperar, saber si lo va a citar la PGR, bajo qué condiciones”.

Y ahora hay esperar… pero a que lo encuentren.

*Vía La Jornada, Proceso