Donald Trump aceptará los resultados de la elección… si gana

El candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, declaró este jueves, tras su participación en el tercer debate rumbo a la Casa Blanca, que definitivamente aceptará los resultados de las elecciones —hizo una pausa— y remató con la frase “si yo gano”, una advertencia sin precedentes que pone en duda la legitimidad del proceso electoral en Estados Unidos.

Esta “aclaración” se da a raíz de una de las incursiones del empresario neoyorkino en el debate de anoche, en el cual indicó que su decisión sobre acatar o no los resultados de los comicios del próximo 8 de noviembre quedaría en suspenso. Hoy el magnate comentó lo siguiente:

Me gustaría prometer y comprometerme con todos mis votantes, simpatizantes y todos los habitantes de los Estados Unidos que voy a aceptar totalmente los resultados de este gran e histórica elección presidencial… si gano

Donald Trump asegura que acatará los resultados de las elecciones... en caso de que él gane

De acuerdo con la cadena CNN, Trump después afirmó que —por supuesto— aceptaría los resultados de una elección clara, aunque también se reserva su derecho a impugnarla en caso de que el resultado de la misma sea cuestionable. El candidato republicano además dijo que siempre seguirá y acatará las reglas y tradiciones “de los candidatos que han estado antes que él”.

¿Cómo ven?  Trump también señaló en sus declaraciones de este jueves que si dejó la duda respecto a los resultados de la votación es porque quiere que haya justicia durante la misma. “Esto no tiene que ver conmigo sino con el futuro de nuestra nación. Tenemos que tener justicia”, comentó el empresario originario de Nueva York.

trump-donald-republicano-candidato-presidencial-elecciones

El exconductor del reality show The Apprentice lleva semanas criticando el sistema electoral de Estados Unidos, el cual calificó de “amañado”, además de sugerir que le podrían robar la presidencia como lo “hicieron” con Al Gore en los comicios del 2000. Gore pidió un recuento de votos en varios condados después de que los resultados en Florida fueran muy apretados.