Víctimas del conflicto en Israel cubren sus cicatrices con tatuajes

Veteranos de guerra israelíes, sus familiares y víctimas de ataques contra civiles han recibido sesiones de tatuaje en Jerusalén, como una manera de utilizar el arte para curar las cicatrices físicas y mentales que ha dejado a su paso el conflicto entre Palestina e Israel, de acuerdo con Yahoo! News.

Once personas cuyas lesiones van desde extremidades perdidas a traumas mentales fueron tatuadas durante esta tarde por reconocidos artistas del grabados en piel, principalmente provenientes de Estados Unidos en el Museo de Israel en Jerusalén.

Kay Wilson, de origen británico israelí, fue una de las personas que acudieron a tatuarse. En 2010 fue secuestrada por dos hombres palestinos mientras se encontraba en una excursión junto a su amiga estadounidense cerca de Jerusalén. Según la publicación, los sujetos asesinaron a su amiga y ella logró escapar con 13 puñaladas a cuesta.

Veteranos de guerra y afectados por la guerra entre Israel y Palestina se tatúan para cubrir sus cicatrices

Este jueves se tatuó una oración judía en su muñeca con la intención de ayudarse a superar el trauma.“No me pregunto el porqué, es una cuestión sobre cómo voy a sobrellevar este evento cósmico con dignidad y no vivir con odio”. Wilson quiso subrayar que el cirujano que le salvó era árabe y su tatuador era Wassim Razzouk, un palestino cristiano.

Razzouk señaló que la paz no es una palabra fácil, que paz es una palabra muy política. Según Craig Dershowitz, director ejecutivo de la fundación Artists 4 Israel, quienes organizaron el evento en compañía del museo, el propósito de la iniciativa es ayudar a la gente a aprender a hacerle frente a la adversidad.

tatuaje-jerusalen-israel-palestina-tinta

“Lo más importante es que está tomando contra de sus cuerpos de nueva cuenta”, afirmó Dershowitz, quien además indicó que muchas personas con cicatrices se ven frente al espejo y se sienten incómodas por la desfiguración de sus cuerpos y no se sienten en paz ni siquiera dentro de su propia piel.

FOTO: GETTY IMAGES