Filipinas anunció su separación económica de Estados Unidos

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, es uno de los personajes más polémicos que existen actualmente, gracias a sus deschavetadas declaraciones en las que que se compara con Hitler y a su escandalosa campaña antidrogas que incita a los ciudadanos a matar adictos y narcotraficantes, bien, pues el presidente sigue con esta línea y ahora ya se fue contra Estados Unidos.

Este jueves, el mandatario de Filipinas anunció la ruptura de su país con Norteamérica, su aliando más importante durante décadas y su principal protector en la disputa territorial que tienen Pekín y Manila en el mar del sur de China.

Duterte aprovechó su participación en un foro empresarial dirigido por el vice primer ministro chino Zhang Gaoli, para anunciar su drástica decisión: “En este evento anuncio mi separación de Estados Unidos, tanto económica como militar“, además de esto, también amarró una alianza con China, al decir que ahora dependerán de esa nación un largo tiempo, sin embargo recalcó que la ayuda sería mutua.

Filipinas y China reafirman su alianza

Esta noticia no llega tan de sorpresa, ya que el presidente filipino no ha parado de repetir sus amenazas contra Estados Unidos, mientras cada vez se acerca más a Pekín. Parte de su descontento hacia EU, son las críticas que ha recibido por parte de Washington a su polémica campaña contra las drogas.

Por otra parte, el presidente chino, Xi Jinping, no despreció los guiños por parte del gobierno filipino y calificó la visita de Duterte como un “hito significativo” para los lazos entre ambos países. “Espero que podamos usar esta visita como una oportunidad para llevar de nuevo a las relaciones China-Filipinas por la senda de la amistad y mejorar las cosas”, dijo Jinping.

Filipinas y China reafirman su alianza

La reunión entre ambos mandatarios sirvió para que firmaran 13 acuerdos de cooperación para darle solución a temas como la pesca y el terrorismo. Estos acuerdos también marcan la apertura a las inversiones chinas en Filipinas.  Pekín y Manila acordaron negociar su disputa territorial de forma bilateral, al contrario de las preferencias de Estados Unidos, que sugiere abordar las disputas territoriales de la región en foros multilaterales.

Algunos expertos no le ven futuro a la alianza entre Pekín y Manila, pues si no logran resolver su disputa territorial, Filipinas ya no podrá justificar su pelea con Estados Unidos, mientras que China tendría que ceder ante Filipinas y esto podría traer descontento entre sus habitantes.

Comentarios