Soy gordo por contagio…

A poco no es el mejor pretexto para justificar nuestras loooonjas!!!

De nueva cuenta, otro estudio de esos que nos gustan, cortesia de la BBC:

Dime con quien andas y te diré qué tan gordo eres… porque según un equipo de científicos, la obesidad es contagiosa.

Si usted tiene un amigo, amiga, hermanos o pareja con sobrepeso, tendrá más riesgos de ser también obeso.

Y entre más cercana sea esa relación con la persona obesa, aún cuando viva a kilómetros de distancia de ella, más alto será el riesgo de desarrollar la obesidad.

Esa es la conclusión de un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de Harvard y la Universidad de California, en San Diego, Estados Unidos.

“Este estudio revela que los factores sociales juegan un papel muy importante en el desarrollo de la obesidad”, dijo a BBC Ciencia el doctor Pedro Kaufmann, de la Sociedad Uruguaya para el Estudio de la Obesidad.

“Y sin duda hay muchos factores involucrados en ello”, agrega.

Propagación

Los científicos analizaron datos recogidos durante 32 años para un estudio sobre el corazón en el que participaron más de 12.000 personas.

Descubrieron que los riesgos de ser obeso aumentan 57% si se tiene un amigo obeso, 40% si el hermano es obeso y 37% cuando la pareja es obesa.

Y cuando la persona obesa es un amigo cercano del mismo sexo, el riesgo de desarrollar el trastorno aumenta a 71%, dice el estudio publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra.

Los participantes, cuya edad variaba entre 21 y 70 años, dieron información personal como su índice de masa corporal y los nombres de amigos a quienes podría contactarse.

Posteriormente los investigadores localizaron los contactos sociales que incluían tanto a amigos como familiares de los participantes.

Descubrieron que cuando un miembro de ese círculo social aumentaba de peso, aquéllos que lo rodeaban también desarrollaban obesidad.

“Esto demuestra -afirma el doctor Pedro Kaufmann- que el desarrollo del sobrepeso y obesidad no puede solamente atribuirse al estilo de vida y el medio ambiente”.

Tal como señalan los autores “lo que vimos es que no se trata simplemente de que los obesos busquen gente similar para relacionarse o formar vínculos”.

“Sino más bien se trata de una propagación de la obesidad y de las probabilidades de que una persona se vuelva obesa dependiendo de la gente que la rodea”.

Es decir, cuando una persona se vuelve obesa, es probable que provoque un cambio en las normas de su grupo sobre lo que cuenta como una talla corporal apropiada.

“La persona puede llegar a creer que está bien ser obeso o tener sobrepeso ya que quienes la rodean también son obesos y grandes”, afirman los autores.

Y los efectos fueron más grandes entre la gente del mismo sexo.

“Esto sin duda puede deberse a muchos factores” dice Pedro Kaufmann.

“Como el disfrutar la comida juntos o encontrarse entre pares que no se preocupan por el exceso de peso”, agrega.

Implicaciones

Los expertos afirman que los resultados del estudio pueden tener implicaciones importantes.

Con el dramático aumento de la obesidad en el mundo, dicen los expertos, es importante analizar cómo los factores sociales amplifican otros factores que están causando el trastorno.

“Esto demuestra que no es suficiente con que la industria o gobiernos tomen medidas como la reducción de grasas trans o la introducción de ensaladas en las comidas rápidas”, afirma el doctor Kaufmann.

“Mientras siga existiendo la posibilidad de acceder a comidas grasas e hiperhidrocarbonadas entre amigos, lamentablemente la epidemia de obesidad seguirá aumentando”.

“Y esto significa que es difícil actuar con educación solamente, sino habrá que tomar otro tipo de medidas”, agrega.

El experto señala además que “es muy interesante el hecho de que el vínculo sea más fuerte entre los amigos que los hermanos de la persona”.

“Esto podría significar que los factores sociales son aun más importantes que los factores genéticos en la obesidad”.

Sin embargo, tal como señala el doctor Kaufmann, el trastorno es mucho más complejo y no debemos olvidar los factores clave como la dieta y la falta de ejercicio.

“Todavía habrá que estudiar mucho más la relación entre estos factores y los aspectos sociales en el desarrollo de la obesidad” dice el experto.

Notas relacionadas:

Comentarios