Mexicanos opinan: deberían enseñar en escuelas que dios nos creó, revela UNAM

Pues si toda nuestra vida nos la pasamos con el “Jesús en la boca”, ¿qué de malo tendría enseñar a los chamacos que, al progenitor de tal ente, también le debemos estar por estos lares?

En una más de las sabrosas encuestas realizadas por la UNAM, se ha dado a conocer que de verdad somos una sociedad cuyo actuar se rige bajo las creencias. Anteriormente les informamos del privilegio que le damos a los astros sobre la ciencia, ahora es la religiosidad la que se revela como elemento de alto impacto en las decisiones que toman una gran parte de los mexicanos.

perdonamediosito

De acuerdo con resultados del estudio Los mexicanos vistos por sí mismos, 47.3% de los consultados dijo pensar que, a pesar de la laicidad de la educación, se debería de enseñar en las escuelas que la vida fue creada por un ser supremo… Dios, pa’ los cuates.

Valiéndoles gorro ese señor llamado Charles Darwin, 11.3% de los participantes en el estudio consideró que se deben enseñar los postulados religiosos y, por qué no, también los científicos. Para que recuperen la fe (esa palabrita…) en la humanidad, hay que señalar que 30.1% dijo estar más a favor de enseñar que la vida se originó por sí misma hace miles de millones de años.

freeman dios

Pese al abultado porcentaje que dice no tener broncas en que se enseñe que Dios es nuestro creador en las escuelas, la investigación coordinada por Julia Isabel Flores, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, apunta que la población creyente del país ha disminuido: mientras que en 2010 era 82.7%, en 2105 sólo alcanzan el 65.2%…. y eso sumando practicantes de la religión católica (42%) y los que nomás creen pero no van ni a confesarse (23.2%).

Por otra parte, siguiendo el espíritu el La Rosa de Guadalupe, el 70.9% de los encuestados aceptó que sí le pediría un favor a la morenita… o a algún santo. Además, más del 60% de la población encuestada señaló que es la iglesia la que tiene una respuesta a las necesidades espirituales y morales, incluso también ayuda a resolver problemas familiares y, ¿por qué no? si le dieran chance, podría resolver los problemas sociales del país.

Comentarios