Zyuranger: el verdadero origen de Power Rangers

La próxima semana, veremos el regreso de los personajes originales de Power Rangers en nuestras pantallas de cine. A pesar de que ciertos diseños nos dejaron algo que desear, en general y por lo poco que hemos visto, parece ser que este reboot mantendrá parte del espíritu de la serie original.

Considerado como todo un fenómeno en los años 90, no había niño alguno que no quisiera ser un Ranger. Ni hablar de todos los juguetes y mercancía. Todos tuvimos al menos una de las figuras (¡con acción de karate!) y aquellos afortunados que si eran queridos por sus padres, hasta los Zords tenían.

A pesar de que con el pasar de los años y nuevas generaciones , el programa fue decayendo. Sin embargo, hasta el día de hoy la franquicia sigue viva.

Pero ¿cómo?…

Si bien, aún hay niños que ven a los nuevos Rangers, los costos de la creación de trajes, diseño de criaturas y efectos especiales; por maletones que estos sean, salen en una buena lana.

Si hacemos a un lado lo cursi y risible de la trama de Power Rangers, como que notamos que casi todo pareciera haber salido de Japón. Sobre todo en la serie original en donde el pequeño pueblo de Angel Grove, al aparecer los monstruos gigantes se convierte en una especie de zona industrial.

Esto se hizo aún más obvio cuando en Dragon Ball Z, se nos presentaron a las Fuerzas Especiales Ginyu, quienes parecían una parodia de los Rangers.

Bueno, esto se debe por su curioso origen. A inicios de los años 90, Haim Saban obtuvo los derechos de una serie japonesa llamada; Kyoryu Sentai Zyuranger, serie perteneciente al género Super Sentai, el cual se hizo famoso con la introducción de Kamen Rider (Masked Rider para nosotros).

Este género, consiste en que un equipo de jóvenes tiene la capacidad de convertirse en una especie de superhéroes con trajes muy vistosos. Además, ganaban el control de Mechas gigantes capaces de unirse y crear a un robot aún más poderosos.

Zyuranger fue todo un éxito en Japón y en uno de sus tantos viajes, Haim Saban vio el potencial de estos personajes. Sin embargo, las partes en donde los protagonistas no estaban disfrazados, no serían realmente aceptadas por el público estadounidense, ya que todos los actores eran japoneses.

Entonces, ¿qué hacer?

Como si la providencia misma se le hubiera aparecido, Saban tuvo una de las ideas más brillantes y extrañas en la historia de la televisión. Para evitar regrabar las escenas de combate de Zyuranger, Saban literalmente recorto todas las escenas con los actores japoneses sin trajes, dejando solo las partes de los monstruos, villanos y de las peleas con los robots, grabando únicamente las escenas restantes con actores americanos.

Es así, que el pueblo ficticio de Angel Grove nació, en el cual sólo se grabaron las escenas con los actores antes de los pleitos y patadas.

Y fue así que en 1993, el primer episodio de Mighty Morphin Power Rangers, fue transmitido.

No conforme con el éxito de los Power Rangers, Saban hizo lo mismo con otras series Super Sentai, como Kamen Raider (Masked Raider), Juuko B-Fighter (Beetleborgs), Superhuman Machine Metalder, Dimensional Warrior Spielban y Space Sheriff Shaider (todas unidas en VR Troopers).

Mientras que las series Super Sentai hacían todo el trabajo pesado, Saban sólo se preocupaba de hacer algunas cuantas escenas, la mayoría en el mismo set y con efectos aún más cutres.

Esto se nota sobre todo al ver las series en inglés, ya que para muchas escenas con Rita Repulsa y sus hombres, se utilizó el pietaje de Zyuranger y con eso de que los gringos son pésimos para hacer doblaje de voz, se nota completamente desfasado lo que dicen con el movimiento de la boca.

Sin embargo, su táctica funcionó de a perlas, ya que 20 años después, los Power Rangers siguen vivitos y coleando. Incluso, Disney se hizo con los derechos de estas series y continuó sacándolas años tras año.

Pero en 2010, Haim Saban recuperó los derechos y bueno, una segunda película que servirá como reboot llegará la próxima semana.

Como podemos ver, a veces sólo hace falta algo de imaginación para crear un producto tan grande como los Power Rangers, ya que ni la serie original japonesa tuvo semejante éxito.

Ahora, sólo nos falta ver si este 24 de marzo, los Power Rangers logran convertirse en un fenómeno fílmico, así como la original lo fue para la televisión.

Comentarios