Fallece la mujer más anciana del mundo a los 117 años de edad

A pesar de que la contaminación y varias enfermedades han hecho mella en nuestra salud, cada generación tiene una expectativa de vida más alta que la anterior. Las generaciones pasadas, se supone, vivían menos que nosotros… a menos que fueras Emma Morano.

Además de jactarse de haber sido la mujer más anciana del mundo (117 años), la oriunda de Italia era la última persona con vida del Siglo XIX.

Emma Morano
Imagen: Reuters

Pero como todo en la vida, lo único seguro es la muerte. Es así que la Sra. Morano falleció el día de ayer a los 117 años de edad en su casa de Verbania, en la región de Piamonte, Italia.

Nacida en 1899, la Sra. Morano fue testigo de algunos de los momentos más críticos en la historia de la humanidad. Desde momentos trágicos como las dos Guerras Mundiales, hasta la invención de máquinas que permitieron al hombre llegar a nuevas fronteras jamás imaginadas.

En lo personal, Morano trabajó durante gran parte de su vida en la industria textil, retirándose a los 50 años de edad. Como ícono feminista, fue la primera mujer en divorciarse en Italia, dejando a su marido porque la maltrataba.

Quienes tuvieron la fortuna de conocerla, la recuerdan por su afable persona, siempre sonriendo y con un gran sentido del humor.

Emma Morano
Imagen: Reuters

En los últimos años, la decana de la humanidad se mantuvo aislada del mundo. Recibiendo en su hogar a estudiosos y científicos, a quienes maravillaba no sólo por su longevidad, sino también con sus grandes historias.

Todavía se desconoce la razón detrás de su larga vida, pero según su médico de cabecera, Emma tenía una dieta particular. Tres huevos; dos crudos en la comida y para cenar otro con tortilla francesa. Además, ella nunca tomaba medicamentos –ni vacuna contra la gripe. Sin embargo, su médico cree que su larga vida se debía a su genética:

Estoy convencido de que es una cuestión genética. Siempre estuvo contenta con lo que le dio la vida. Nunca la vi angustiada por ver que envejecía.

Su fallecimiento ha conmocionado a los italianos, quienes la conocían como “nonetta”(abuelita). Esperamos que quienes la conocieron hayan tomado la oportunidad de hablar con ella, ya que, de seguro, las historias que esta mujer podía contar, eran una ventana a un pasado lejano y a la constante evolución y cambios en la humanidad.

Via: ABC

Estamos hablando de:

italia