La Pasión de Cristo: la película que dios no quería que se hiciera

Llegamos al último día de la Semana Santa, momento en el cual Jesus sube a los cielos después de haber cumplido su tarea en la tierra (según una de las varias interpretaciones del relato bíblico).

Sin embargo, el momento clave de esta celebración es cuando Jesus comienza a tener dudas sobre el sacrificio que tiene que hacer para salvar a la humanidad. Esto se conoce como la Pasión, el cual viene seguido por el martirio y Muerte de Cristo.

Jesus Cristo

Todos conocemos la historia, ya sea al leer la Biblia o yendo a misa (sí, ¡cómo no!) Pero una gran mayoría de la gente, la conoce gracias al rico mundo del cine. Desde los múltiples especiales de televisión, o como la obra maestra de Martin Scorsese, La Última Tentación de Cristo.

Sin embargo, ninguna película o especial de televisión se compara en niveles de popularidad o atención mediática, que el Magnum Opus de Mel Gibson, La Pasión de Cristo:

Nunca antes, una película bíblica había generado semejante escándalo y dinero en taquilla. Desde la publicidad tan exagerada y el antisemitismo que esta película escondía, la violencia exacerbada de uno de los extractos más duros de la Biblia (bueno, siendo honestos hay cosas peores en los pasajes del buen libro), causó el desmayo de más de uno.

Tomándose ciertas libertades, no se puede negar el cuidado que se le dio a esta película, con todos los diálogos hablados en arameo antiguo, para dar mayor credibilidad al filme… bueno, la suficiente para poner puros actores blancos como judíos antiguos.

El éxito de esta película fue al mismo tiempo una maldición. Por alguna razón, la carrera de Jim Caviezel se vio severamente afectada por su interpretación de Cristo, cayendo en la oscuridad en muy pocos años.

Y si a eso le sumamos los embates antisemitas de Gibson y sus serios problemas con el alcoholismo, La Pasión de Cristo ha pasado a convertirse en una película un tanto odiada.

Pero nada de esto se compara a la furia que cayó sobre la producción de la película. Según varios relatos de las personas detrás de cámaras, pareciera que el mismo dios quería evitar que esta versión de la Pasión, viera la luz del sol.

Hipotermia, neumonía, dislocación del hombro al ser crucificado y un verdadero martirio a punta de latigazos, hicieron que la filmación de esta película fuera un verdadero viacrucis para Caviezel. Pareciera que en secreto el actor hubiera querido volver a esclavizar a los hebreos, provocando así la ira de dios.

En especial un incidente que pareciera haber salido de la misma Biblia. Mientras se encontraban grabando la escena del Sermón en el Monte, Caviezel y el asistente de director, Jon Mikalini, casi fueron impactados por un impactrue… quiero decir, un trueno.

Para Mikalini, esta era la segunda vez que casi era impactado por el poder de Zeus. Uno pensaría que de ser cierto que provocaron la ira de un dios, el mayor culpable sería Mel Gibson, pero realmente a él no le paso nada.

De hecho, el hundimiento de su carrera no se le puede achacar a ningún dios. Más bien, la perdición de Gibson se dio por no saber mantener cerrada su gran boca.

Pero pareciera ser que el mal yuyu no había terminado aún, ya que durante su exitosa permanencia en las salas de cine, varios extremistas religiosos comenzaron a aparecer, gritando muerte a los judíos, mientras mostraban respeto a la imagen de Hitler.

Esto no es tan difícil de ver, ya que el trasfondo de este filme es bastante antisemita, excusando la participación de Poncho Pilotos como una víctima de la situación. Eso, y que solo le faltó poner a los sacerdotes judíos retorciéndose el mostacho cuales villanos de caricatura.

Mientras que el pobre de Jim Caviezel ha tenido que sufrir las de Caín, Mel Gibson se ha vuelto a posicionar en el lado bueno de Hollywood, gracias a su filme ganador al Oscar, Hacksaw Ridge.

Quién diría que una historia acerca de la redención y del sacrificio realizado para la salvación de los demás, se convertiría en el tiradero para tantos prejuicios e intolerancia.

Gracias a todo esto, La Pasión de Cristo se ha unido a películas como Poltergeist y el Exorcista, filmes que se consideran como los más malditos en la historia del cine.

En fin, espero que disfruten las últimas horas de este domingo santo, ya sea que vayan a la iglesia o estén en sus hogares descansando.

Texto: Luis Alberto Valis/ValisTheDarkia6

Estamos hablando de:

Mel Gibson semana santa