¿El desempleo está en su menor nivel? Pero los que no tienen trabajo son los mejor preparados, señala estudio

Aunque la mayoría de las veces no tiene nada que ver, algo que EPN se ha encargado de decir en todas presentaciones es el hecho de que el número de personas sin trabajo va a la baja. Con la creación de 2.3 millones de chambotas se ha alcanzado una cifra récord en empleo, presumió hace poco el mandatario, al hacer referencia a números del Inegi, en los que se asienta que la tasa de desempleo es del 4%… ¡la más baja desde 2008!

“Con tanta oferta laboral, pues no trabaja el que no quiere”, dirán aquellos que conocen a alguien que lleva meses buscando trabajo, sin buenos resultados. Sin embargo, lo que las autoridades no aclaran es qué tipo de trabajos se ofrecen. Una pista nos la dan los resultados de un estudio realizado por la firma Manpower, la cual señala que, de todo el universo de desempleados que hay en el país, sólo 5% dijeron no haber concluido la primaria y 13% apenas la terminaron. ¿Ya más o menos ven por dónde va el asunto? Más resultados: 36% de los desempleados terminaron la secundaria y el 47% tienen nivel medio superior o superior.

¿Entre más estudios tiene la gente, más floja se vuelve? No precisamente. Quizás tiene más que ver con el hecho de que los trabajos que se crean en el país poco requieren de lo que se enseña en las instituciones de enseñanza media superior y superior. Así que los licenciados optan por crear sus propias fuentes de empleo o, ya de plano, sumarse a las filas del desempleo.

“El mercado laboral en México favorece a aquellos que no tienen un alto nivel educativo en mayor medida que en otros países”, advirtió la OCDE en su reporte Panorama de la Educación 2014. A tres años de estas observaciones, la situación no ha cambiado: según La Jornada, los empleos que presume el gobierno federal son los generados -en su mayoría- por la industria de la construcción y de la transformación: la primera incrementando en los tres primeros meses del año 43.3% el número de plaza creadas, esto en comparación con el mismo lapso en 2016; la segunda se lució con un incremento de 74.8%, en el mismo periodo.

“Ven, en un país en el que rifa saber echar un colado, ¿para qué sirven los libros”, dirán algunos al terminar de leer esta nota… pero preferimos que se queden con la idea del rector de la UNAM, Enrique Graue: “la educación superior, la única forma de cambiar la realidad social”.

Comentarios