¡Ya soy niño grande!: a los perros no les gusta que les hablen como bebés

No hay forma de evitarlo, siempre que vemos a un perro nos gana el impulso de acariciarlo. Al son de palabras como, ¿quién es un buen chico? o, ¡ay, que precioso cachorrito!; la mayoría de las personas hacen esto acompañados de una voz chillona y aguda.

Si bien es cierto que los perros se la pasan de lo lindo con este tipo de acciones, un nuevo estudio dice que la voz de idiota que hacemos al interactuar con ellos está de más.

Un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society ha observado la manera en que los diferentes tonos de voz afectan el comportamiento de los perros. Mientras que la voz dulzona que utilizamos para dirigirnos a nuestras mascotas tiene una respuesta positiva con los cachorros, en los perros adultos esto no provocó ningún tipo de estímulo.

Teorizan que los cachorros son muy reactivos ante los sonidos, en especial los agudos, como el tono de voz que sus dueños utilizan. Este tono dulzón es muy importante para educarlos, pero al ir creciendo, simplemente deja de funcionar, prefiriendo la interacción directa con sus dueños (lenguaje corporal y gestos).

Entonces, ¿por qué les hablamos cómo bebés? Según Nicolas Mathevon, coordinador de este estudio, utilizamos este tipo de lenguaje de manera subconsciente, de la misma manera que lo hacemos con nuestros bebés para promover la atención y el aprendizaje de nuevos idiomas.

Sin embargo, debido a que los perros intelectualmente se encuentran al mismo nivel que un infante, inconscientemente los seguimos tratando como bebés.

Vía: Gizmodo

Estamos hablando de:

Ciencia Perros