¡Súbale, súbale! Subirá tarifa de micros y combis por el gasolinazo

La posibilidad de que esto ocurriera, estaba latente desde inicios de año. El pasado 2 de enero, Héctor Serrano Cortés, titular de la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México, informó que la tarifa del transporte público de la capital subiría para poder amortiguar el gasolinazo y garantizar la operación de las unidades, pero que el aumento no lastimaría más los bolsillos de los chilangos. Las negociaciones con los concesionarios continuaron y en marzo todavía no había acuerdo sobre el ajuste. De acuerdo con la dependencia, los transportistas buscaban que la tarifa incrementara hasta 60% para hacerle frente al creciente precio de las gasolinas. Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la CDMX, declaró el pasado 12 de abril que el ajuste en la tarifa todavía no había sido aprobado. ¿La razón? Su administración —dijo— no podía aceptar la petición de los concesionarios de aumentar el precio de un viaje a diez pesos, ya que afectaría a la ciudadanía.

Dirigentes, transportistas y trabajadores del sistema de transporte público de la CDMX exigieron a la Semovi que se aprobara el alza en la tarifa cuanto antes, o de lo contrario, harían un paro laboral en Chilangolandia. ¿Se imaginan cómo colapsaría la capital sin camiones, peseros y combis? Si de por sí. “Ya no aguantamos más, es necesario que haya un aumento pero las autoridades no definen nada. Tenemos que solventar el aumento de gasolinas, además de las refacciones que incrementaron hasta 500%”, declaró José Antonio Sánchez, líder de Rutas Unidas, el pasado 14 de abril. La presión de los transportistas tuvo una respuesta casi inmediata. El sábado 15 de abril, Serrano Cortés indicó que el aumento en el costo del viaje era inminente, pero que esta alza no tendría efecto ni se aplicaría para el Metro, Metrobús, Trolebús, Tren Ligero y Sistema de Movilidad 1 (RTP).

Como siempre en estos casos —y en el mismo gasolinazo— las autoridades argumentaron que el precio del transporte público en México es muy económico. El más económico del país, según Serrano Cortés. Todo es baratísimo. Los que estamos mal somos nosotros, pues. El titular de la Semovi declaró entonces que la probable huelga de los transportistas sería terrible para la Ciudad de México y que, por lo mismo, tendrían que tomar una “decisión responsable” al respecto, aunque de ninguna manera cederían al aumento solicitado de hasta 14 pesos por cada viaje en transporte público. Sólo para contextualizar: se calcula que se realizan 16 millones de viajes en estos transportes al día. “Cualquier incremento no es popular, pero el desabasto es peor. Nos encontramos en este dilema, pero tenemos un gobierno a favor de los ciudadanos”, sentenció el funcionario.

Metro de la Ciudad de México
Foto: Shutterstock

¿Y ahora qué va a pasar con la tarifa del transporte?

Este lunes 17 de abril, Serrano Cortés fue entrevistado en el espacio radiofónico del periodista Ciro Gómez Leyva. Durante el diálogo, el titular de la Semovi dijo que el monto del aumento de la tarifa se definirá entre el miércoles y jueves de esta semana. La nueva tarifa sólo impactará el costo del viaje de microbuses, combis, autobuses —insistió el funcionario—, asegurando que el costo del Metro, Metrobús, Trolebús, M1 y taxis seguirá como hasta ahora. De acuerdo con El Caballito, sección de trascendidos del periódico El Universal, se tiene contemplado que el aumento en el transporte público sea solamente de un peso. “Nos adelantan que será después del próximo miércoles cuando el Gobierno de la capital del país esté en posibilidades de dar a conocer la nueva tarifa del transporte público, pero adelantan que el peso de aumento es la cifra más probable”.

Comentarios