¿Pa’qué tanto hoyo? Universitarios son premiados por tecnología para reparar ductos ¡sin excavar!

Quién sabe cómo se hacen las reparaciones de drenajes en la ciudad, pero ya no es raro ver que calles y avenidas son auténticas coladeras. ¿Y todo para qué?, ¿para a los pocos meses volver a excavar? Si bien es cierto que son necesarias las reparaciones, muchas de las incomodidades podrían ser evitadas… claro si las autoridades voltearan a ver lo que la chaviza científica anda haciendo.

Egresados de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fueron galardonados con el “Reconocimiento InnovaUNAM” por hacer que su empresa, Tubepol, lograra un crecimiento de 150% en los últimos 12 meses. Lo anterior suena bastante bien, pero falta señalar la poderosa utilidad que tiene el producto desarrollado por la empresa de Adrián Cordero Ibarra y Jorge Pérez Gavilán (licenciados en Ingeniería Química e Ingeniería Civil, respectivamente).

Adrián Cordero Ibarra y Jorge Pérez Gavilán
Foto: cleantechchallenge.org

De acuerdo con un boletín emitido por la Dirección General de Comunicación Social de la máxima casa de estudios, los universitarios lograron crear una tecnología capaz de reparar ductos cuya vida útil ya fue cumplida. Sin embargo, en lugar de excavar y resanar (lo cual implica cierre de calles, tráfico y afectación a comercios), lo que Tubepol hace es componer desde las entrañas, con una tubería polimérica curada en sitio (TPCS).

Primero, hacemos una inspección al conducto para ver las condiciones en las que se encuentra; luego, colocamos un fieltro poliéster impregnado con una resina epóxica, que es prácticamente como un globo que se infla dentro de la tubería; después, mediante calor, se polimeriza con resina”, explica Cordero.

Evitar hacer hoyos por doquier es sólo una de las bondades de la tecnología desarrollada por los ingenieros. Habría que añadir la durabilidad de la reparación y el tiempo récord en que se realiza: en menos de 24 horas se pueden rehabilitar cerca de 100 metros de tuberías… del diámetro que les pongan enfrente (bueno, desde 4 hasta 72 pulgadas).

¿Y cuánto dura la reparación?, ¿van a estar resanando cada año, como en algunas partes de la ciudad? Para nada: “creamos una tubería nueva dentro de la que está dañada y garantizamos 50 años de vida útil. Es hermética y con resistencia estructural e hidráulica”.

Durante décadas se han hechos reparaciones de este tipo en Europa y Estados Unidos. Sin embargo, lo que los de la UNAM  han hecho, es desarrollar el 100% de la tecnología y los materiales que utilizan, por lo que pueden ofrecer precios competitivos. Desde 2013 entraron al mercado pero fue al acercarse al Sistema de Incubadoras de Empresas InnovaUNAM que comenzaron a tener más presencia. Entre sus clientes ya pueden presumir a Grupo Ángeles, Condumex, Caminos y Puentes Federales (Capufe), y próximamente Petróleos Mexicanos (Pemex).