Del “sin verga no hay violación” al “si no podemos piropear a las viejas, se acabó la alegría”

Si no hay verga, no hay violación“, afirmó el exconductor del programa Sentido Contrario, Marcelino Perelló, el pasado 28 de marzo. El exlíder del movimiento estudiantil de 1968 realizó estas declaraciones en torno al caso de Daphne, la menor de edad que fue abusada sexualmente por cuatro jóvenes en Veracruz, y el controvertido fallo del juez Anuar González Hemadi. Por si fuera poco, durante la misma emisión, Perelló ridiculizó otros casos de violencia contra las mujeres, como las denuncias de las comunicadoras Tamara de Anda y Andrea Noel, además de asegurar que las mujeres violadas en San Salvador Atenco, Estado de México, inventaron el crimen porque tenían un trauma “de amor frustrado”. El pasado 7 de abril, Radio UNAM, frecuencia por donde se transmitía la emisión, anunció que el programa saldría del aire de manera inmediata debido a que los comentarios que el académico había realizado no iban acorde a los valores y el espíritu de la radiodifusora y la Máxima Casa de Estudios.

El también académico de la UNAM estuvo ayer en el espacio del periodista Ciro Gómez Leyva en RadioFórmula. Durante su participación, Perelló ofreció disculpas a aquellas personas que se pudieran haber sentido ofendidas —no a quienes lo han “calumniado” e “insultado”— por sus declaraciones, aunque indicó que no se retracta “ni un centímetro” de decir que hay personas que sólo llegan al orgasmo cuando son violadas, ya que su afirmación está sustentada en “el psicoanálisis, la psiquiatría y la psicología”. Marcelino Perelló le pidió perdón a su hija, a su esposa y a su hermana, para momentitos después recetarse comentarios como “la cantidad de culos y vaginas que han conocido estos dedos es infinita, pero nunca en el plan de forzar, de imponer a la mujer” o “me parece natural (que un ama de casa) se asuste porque se diga que hay mujeres que sólo llegan al orgasmo cuando se violan, sobre todo si no las han violado y no lo han experimentado”.

Perelló dijo que lo más grave de la violación es que produce placer en la víctima. De acuerdo con el académico de la UNAM, cuando la víctima de violación llega al orgasmo, el sentimiento de culpa desaparece. El miembro del Partido Comunista Mexicano y autor de la ecléctica frase “si no podemos piropear a las viejas, se acabó la alegría del mundo”, aseguró que, aunque reitera sus dichos, no es misógino. “Adoro a las viejas, las adoro. Las adoro no sólo como objetos sexuales: las tetas, las nalgas, los ojos, no. Adoro su manera de ser, su perspicacia especial, cierta dulzura; ese filo finísimo que tienen al pensar. La sabiduría de mi mujer, de mi madre, de mi hermana, son sabidurías específicamente femeninas”, dijo Perelló en el espacio de Gómez Leyva.

Marcelino Perelló, exlíder del movimiento estudiantil del 68
Foto: Facebook

¿Y ahora qué pasará con don Marcelino? No se preocupen (o preocúpense mucho). Todavía tendremos más del comunicador que —asegura— seguirá apostando por una “sociedad libre, alegre y desenvuelta”. Aunque Radio UNAM y el periódico Excélsior le retiraron los espacios que tenía en sus medios, el señor Perelló ha indicado que continuará su programa, pero ahora lo realizará vía streaming. Una decisión que podría parecer incongruente para alguien que, durante aquella polémica emisión, indicó que el mundo y la vida serían mejores sin la tecnología: “A ver si nos entendemos de una puta, pinche y culera vez: la vida sin radio era mejor, la vida sin televisión era muchísimo mejor, la vida sin internet era infinitamente mejor y ya la vida sin Netflix era el paraíso”.

Mientras tanto, la Máxima Casa de Estudios ha hecho mutis sobre el futuro del polémico catedrático de la facultad de ciencias y secretario general del Museo del Chopo. Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, declaró ayer, lunes 17 de abril, que el destino de Perelló está en las manos de la abogada general de la institución educativa. “Veamos cuál es la evolución de los dictámenes de la abogada general. Déjeme ver que dictamine primero la abogada general, ¿no?”, declaró Graue Wiechers. Estudiantes y profesores de la UNAM han solicitado la destitución del exlíder del movimiento del 68.