Guerrero: asesinato y plagio de funcionarios, ahora ejecutan a secretario del PRD

Con estos casos, habrá que ver si las autoridades de Guerrero siguen asegurando que la violencia nomás se da entre miembros del crimen organizado. Ya saben, cuando balean a un civil, es porque “andaba metido con la delincuencia”, ahora que las víctimas son funcionarios, ¿también aplica?

Ayer por la noche se registró el asesinato del secretario general del PRD en Guerrero, Demetrio Saldívar Gómez. De acuerdo con Reforma, al llegar a su domicilio a bordo de su auto, el del Sol Azteca fue interceptado por sicarios quienes dispararon en su contra. Los hechos ocurridos en Chilpancingo se suman a diversos casos que, en los últimos, días han evidenciado (más) la violencia en la Entidad.

El gobernador Héctor Astudillo y su fiscal Xavier Olea deben responder por la creciente ola de violencia e inseguridad que azota Guerrero. El Gobierno federal también debe intervenir para frenar ya tantos asesinatos pues es corresponsable de la seguridad de los ciudadanos”, exigió en un comunicado Ángel Ávila, presidente del Consejo Nacional del PRD, partido al que pertenecía Roger Arellano, quien hace 10 días también fue ejecutado a tiros.

Pero no sólo en el Sol Azteca tienen bajas. El pasado 10 de abril, Modesto Carranza, suplente del diputado local, Saúl Beltrán, fue asesinado a tiros por tres individuos. Aunque el priista -que se desempeñaba como asesor del Ayuntamiento de Coyuca de Catalán- sobrevivió al ataque y pudo ser trasladado a una clínica, las atenciones no fueron suficientes y murió.

Aunque las autoridades no señalan el móvil del asesinato de Carranza, quizás no estaría mal que echaran un ojo en las broncas que tenía el diputado del que era suplente. Según recuerda Reforma, Saúl Beltrán es acusado por ser el presunto autor intelectual de un sacerdote y un empleado del municipio de San Miguel Totolapan, esto en sus épocas de alcalde del mencionado municipio, en 2014.

Pero bueno, no todo es muerte en Guerrero… también hay secuestros, como el que sufrió el 12 de abril el exdiputado federal perredista, Catalino Duarte Ortuño, quien fue levantado por un comando armado directamente en su domicilio. De acuerdo con Milenio, hasta ahora nada se sabe del paradero de quien también se desempeñara como legislador local y alcalde de Zirándaro; por ello, el Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del PRD solicitó a todos los niveles de gobierno hacer lo necesario para que Duarte Ortuño sea rescatado con vida.

Caso diferente del alcalde de Alcozauca, Nicolás Diego Herrera, quien “nomás” fue secuestrado desde el viernes, para ser liberado el domingo por la mañana… sin dinero de por medio, según reporta Reforma. Luego de obtener su libertad, Herrera ofreció una rueda de prensa en la que dijo creer que sus secuestradores lo dejaron libre por la presión que la policía ejerció.

Seguro, ¿no creen? El alcalde priista comentó que sus captores lo trataron bien, pero que ya para el sábado estaban bien nerviosos, porque sentían que la poli estaba cerca de ellos. El domingo fue demasiada la presión y los maleantes buena onda lo pusieron en su vehículo (¡hasta la camioneta le regresaron!) y le dijeron “vete, pero no voltees”.

“Yo creo que ellos (los secuestradores) se equivocaron de persona y yo pasé a la hora equivocada”, remató Herrera su relato recogido por Reforma. In-cre-í-ble.

Comentarios