Serpiente venenosa muerde a una mujer de 90 años; ella la lleva a la iglesia

Imaginen que van por la calle ocupándose de sus propios asuntos, cuando de repente, ¡aparece una serpiente venenosa y les clava los dientes en la mano! Normalmente, lo mejor que se puede hacer en esa situación es ir corriendo al hospital para evitar una muerte trágica, ¿no? Todos lo pensamos así. Excepto quizá una señora de 90 años que prefirió presumir su hazaña en una iglesia, antes de cualquier otra cosa.

Nell Toenes es una abuelita nonagenaria que vive en Hollingers, Alabama. A ella le gusta mucho ir a la iglesia bautista y pasar un rato agradable echando el chisme con sus amigas, por eso se reúne todos los días con ellas.

Sin embargo, hace unos días hubo un pequeño cambio en la rutina de la señora, ya que, mientras se encaminaba a su coche para emprender su camino, se topó con un extraño invasor dentro de su jardín. En un principio ella pensó que se trataba de rama de colores muy llamativos, así que decidió estirar la mano para levantarla. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que no era un trozo de madera, sino una serpiente que por cierto, acababa de morderla.

¿Cuál fue la reacción de Toenes? Bueno, después de pisar al reptil y liberarse de sus mandíbulas, tuvo un momento para meditar; podía ir al médico a ver si su situación era grave o simplemente dar el asunto por terminado y reunirse con sus amigas. Obviamente optó por la opción más razonable: “Es sólo una simple mordida, seguro mañana me reiré de esto”.

Quitada de la pena, Nell tomó al animal que recientemente la había atacado y lo metió en un jarrón, se subió con él a su coche y se fue a la iglesia sin pensárselo dos veces.

Una vez llegando a su destino, las otras mujeres no pudieron evitar notar que la mano de la señora se había puesto azul y estaba muy inflamada, así que comenzaron las preguntas. Según lo que publicó Fox News 10, ella respondió diciendo que “algo muy gracioso e interesante le había pasado” unas horas atrás, cuando el reptil hundió sus colmillos en su mano.

El grupo de señoras no se tomó la historia a la ligera y decidió hacer una rápida investigación en internet, sólo para descubrir que, en efecto, la serpiente era una mocasín de agua, un espécimen extremadamente venenosa. Entonces ellas llamaron rápidamente a 911 y, después de obligar a la abuelita a subir a la ambulancia, esta finalmente dejó que se tomaran las medidas necesarias.

Y eso es todo; sólo una historia de muchas tantas que nos hace pensar que vivimos en un mundo lleno de gente muy “peculiar”. De todos modos, recuerden que NUNCA deben imitar el comportamiento de esta mujer. Uno no sabe si tendrán tanta suerte como ella.

Comentarios