Para conservar la figura, Duarte pide un colchón y que lo dejen hacer deporte

Al parecer, en Guatemala no respetan las jerarquías: Duarte no ha visto nada de los privilegios que -según dicen- personajes de su calibre viven cuando son encerrados. Si hasta en Topo Chico hay suites para presos de menos caché, ¿por qué él no puede gozar de su estancia en la cárcel?

Javier Duarte quiere conservar ese cuerpo envidiable que posee, por ello, ha pedido a las autoridades del sistema penitenciario en Guatemala que se le permita ejercitarse… pues qué no ven que está perdiendo la figura: denme chance de “hacer deporte”, ha exigido. Además, solicitó que se le permita colocar un colchón (pues para jetearse a gusto) y echar cotorreo con los de la Mara Salvatrucha, ya que hasta el momento no se le ha permitido convivir con el resto de los internos.

Votamos porque, aunque sea, el último punto le sea concedido. Se ve que será bien acogido por la delincuencia guatemalteca.

Con ganas de llevarse una madrina de proporciones bíblicas, el exmandatario acusado de desvío de dinero (y de otras muchas aberraciones) urge que se le deje salir al patio junto con los demás internos y relacionarme con ellos. Para esto, envió una cartita de deseos al director del sistema penitenciario del país centroamericano, acusando que no lo dejan cabulear y compartir tips con sus colegas guatemaltecos.

Escasas veces he conversado con alguien, por lo que yo he preguntado del por qué me encuentro en esas condiciones, y se me ha informado que esa es la orden por parte de la dirección del sistema penitenciario”.

Carta enviada por Javier Duarte
Foto: Animal Político / Alejandro Aguirre (@aaguirre_g)

Con fecha del 25 de abril, la misiva de Duarte aclara que no busca un trato preferencial, “solo quiero que se me trate con igualdad como lo establecen los convenios internacionales y la constitución Política de Guatemala”, cita Animal Político el texto que habría enviado el exmandatario jarocho.

Comentarios