Ratifican a Elías Azar, el “Porfirio Díaz judicial”, como nuevo embajador en Países Bajos

Pues si le dicen así, es porque llevo al sistema judicial hacia la modernidad… ¿no? No precisamente. Al parecer, el apodo por el cual le conocen sus opositores a Edgar Elías Azar es más por sus muchas mañas aplicadas para eternizarse al frente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ)… y, como dice la canción, ¿todo para qué? Si a final de cuentas dejó botada esa chamba para irse a la tierra del libre “tanque y rol”.

Luego de reelegirse para un tercer periodo (2016-2018) y pretender quedarse al frente del TSJ hasta 2021, Elías Azar renunció a su cargo. ¿Por qué? Aparentemente porque vio la posibilidad de escoger entre quedarse en la CDMX o irse a Países Bajos, lugar en el que encontró chamba como embajador, pese a su nula experiencia diplomática y el montón de polémicas que dejó a su paso por el organismo colegiado de la Ciudad de México.

Muy variada la forma de  crear problemas del flamante nuevo embajador: desde aceptar  sobornos a cambio de fallos favorables, hasta la realización de negocios poco éticos y transparentes. Un ejemplo de esto, el que recuerda Esteban Illades: Azar invirtió el Fondo de Retiro de los magistrados en la compra de un estacionamiento público… el cual pagaban por utilizar los propios empleados del Tribunal.

Como sea, ayer fue ratificado el susodicho en la última sesión del Senado con 52 votos a favor, 19 en contra y seis abstenciones.  Pese a su nula experiencia en materia diplomática, Elías Azar justificó que su trabajo como magistrado le ayudará a sacar la chamba como embajador. Aunque hubo senadores que no vieron relación de una cosa con la otra, Elías Azar remarcó que su presencia en aquellas tierras es necesaria, porque en Países Bajos se localizan las sedes más importantes en materia de justicia internacional.

 En el tema de La Haya se requiere de un embajador que tenga mucha experiencia judicial. Tengo 35 años al servicio de nuestro tribunal, que sé interpretar los expedientes judiciales porque tiene su técnica, tiene su arte, su especialidad, los criterios de los jueces puedo entenderlos por donde van, cita Milenio al expresidente del TSJ.

Pues ojalá que no apliqué lo que hizo como cabeza del órgano judicial, porque de ser así, nomás nos va a quemar con la banda holandesa. Además de las irregularidades ya mencionadas, Azar también “perdió” 120 millones de pesos del erario por invertir en Ficrea y, por otra parte, logró modificar dos veces la ley local para ser presidente del Tribunal por lo menos una década… De acuerdo con Proceso, magistradas que se rebelaron contra su reelección recibieron presiones de todo tipo, incluyendo amenazas por parte de la Consejería Jurídica de Los Pinos. Ejem… ahh no, pues sí. Excelente decisión la de mandar al fulano a Holanda.

Comentarios