Algunos cuentos populares con los que espantaban a los niños

Los cuentos siempre sirvieron para poder entrar en la mente de los niños de distintas maneras, ya que muchos de estos los transportaban a mundos de fantasía donde cualquier cosa era posible. Pero éstos no sólo servían para entretener a los más jóvenes; en otros tiempos, su objetivo también era el de educarlos y mantener su comportamiento a raya. Ya saben, en caso de que fallaran los otros métodos.

Varias de las historias que los adultos solían leer a los más pequeños tenían como objetivo enseñarles lecciones de vida; aún cuando éstas se impartían mediante el miedo. Era fácil decir que los pobres chicos y chicas de otro tiempo terminaban más traumatizados que educados.

¿Quieren saber qué clase de cuentos populares hicieron temblar a los chicos y chicas del pasado? De acuerdo, dejaremos unos pocos aquí junto a una breve explicación de por qué estas causaban tanto horror.

Hansel y Gretel

Cuentos - Hansel y Gretel

Todos conocen aquella versión en la que los hermanos se pierden en un bosque y se encuentran con una casa hecha de golosinas. Se saben la parte de la bruja y esas cosas, pero la versión original tiene detalles muy oscuros y desagradables.

En la historia original, son los padres de aquellos niños quienes los envían al bosque a morir de hambre, debido a que la comida no alcanza para todos. En vez de toparse a una bruja, conocen a una anciana cuyo esposo es un caníbal.

Tras una serie de eventos horripilantes, que incluyen el cruel asesinato de la anciana y una horrible muerte para el hombre que se quería comer a Hansel, los hermanos toman el dinero de sus captores y regresan a casa de sus padres. Curiosamente, ellos los perdonan por haberlos abandonado a su suerte.

Rumpelstiltskin

Cuentos - Rumpelstiltskin

Un cuento aterrador basado en el relato alemán Rumpelstiltzchen y recolectado por los hermanos Grimm.

Aquí se habla de una joven que es llamada por el rey de su pueblo cuando su padre comienza a decir que es capaz de convertir la tela en oro. Una vez frente a su alteza, éste le da una rueda y le ordena que produzca oro. Si no logra realizar su tarea a la mañana siguiente, la pobre chica sería ejecutada.

Cuando la protagonista está a punto de abandonar toda esperanza, aparece un extraño duende que le promete sacarla de un apuro a cambio de sus joyas. Ella acepta y todo sale bien durante dos días, pero al tercero se le acaba la joyería y con ésta, las opciones. La pequeña sabandija le propone ayudarla le deja conservar a su primer hijo nacido y, en vista de que no hay de otra, ella accede una vez más.

El rey termina encantado con el poder de la muchacha, la convierte en su esposa y ambos tienen un hijo. No pasó mucho tiempo para que la malévola entidad apareciera y reclamara su premio, pero la joven no iba a entregar a su bebé por las buenas. Aquella criatura le hace una última proposición: si ella es capaz de adivinar su nombre en el transcurso de tres días, entonces le dejaría conservar al niño.

Tres días pasaron y la madre logra adivinar que el duende se llama Rumpelstiltskin. Al darse cuenta de que se había quedado sin nada, éste se enfada y decide partirse a sí mismo en dos.

“¡El diablo te lo dijo! ¡El diablo te lo dijo!” Gritaba el hombre pequeño. Con gran ira lanzó un pisotón con el pie derecho y perforó el suelo. Entonces con ambas manos tomó su pie izquierdo y se partió en dos mitades exactas.

La Princesa y el Sapo

Cuentos - La Princesa y el Sapo

Casi todo el mundo conoce aquel relato donde la princesa besa a un sapo y éste se transforma en un apuesto príncipe, se casan y viven felices para siempre. En la versión original de 1812, hay ciertas cosas que no ocurrieron del mismo modo.

La historia verdadera habla de una princesa que pierde una esfera dorada en el fondo de un poso. En ese momento emerge el sapo y se ofrece a recuperar el objeto, pero sólo si ella acepta ser su novia. La dama acepta el trato y el anfibio cumple con su misión, pero una vez que ella recupera su tesoro, ignora su promesa y se va a su casa como si nada.

Indignado, el sapo hace un largo viaje al castillo de la chica y, una vez alcanzado su destino, reclamó que lo dejara pasar. Una vez dentro, la princesa lo toma con dos dedos, lo lleva a su habitación y sin avisar, ¡lo avienta hacia la pared con todas sus fuerzas! “Ahora vas a dejarme en paz, ¡sapo horroroso!”

Frau Holle

Cuentos - Frau Holle

Frau Holle (también conocida como Mother Holle) es un oscuro cuento de hadas que también quedó registrado bajo el nombre de los hermanos Grimm y está basado en una antigua historia alemana.

El relato habla de una mujer que tiene dos hijas: una muy hermosa, trabajadora y amable; y otra que es fea y perezosa. Por alguna extraña razón, la madre siempre da preferencia a la hija desagradable y siempre pone a la otra chica a hacer todas las labores del hogar.

Un día, la chica bonita se encontraba sacando agua de un pozo y accidentalmente cae dentro de éste, perdiendo así la consciencia. Al despertar, no puede evitar notar que se encuentra en un hermoso prado iluminado por el sol. Es ahí donde conoce a Frau Holle, una anciana misteriosa quien le pide amablemente que limpie su cabaña. La joven accede y realiza todas las cosas que le piden y cuando decide regresar a casa, lo hace cubierta de oro desde los pies hasta la cabeza.

Al ver tal cosa, la hermana fea corre hacia el pozo y visita a Frau Holle. Cuando la anciana le pide hacer sus tareas, la otra chica se niega y es castigada. Al regresar a su hogar, su madre la recibe horrorizada porque está cubierta de brea ardiente.

Ricitos de oro y los tres osos

Cuentos - Goldilock

Seguramente alguna vez leyeron, escucharon o vieron en televisión el cuento de una chica que entra a la casa de tres osos y se come su sopa. Éste está basado en una historia más oscura escrita por el poeta británico Robert Southey en 1837 que, en vez de estar protagonizada por una hermosa niña rubia, introducen a una sucia y fea anciana que lanza maldiciones y groserías.

La versión de Southey narra que los tres osos dejan su hogar y su sopa para dar un paseo. En ese momento, la mujer irrumpe en la casa y comienza a devorar la sopa de los mamíferos. Al terminar, ella se enfada por no quedar satisfecha y decide romper el mobiliario, lanzar todo tipo de insultos al aire y, al cansarse de todo eso, se acuesta en la cama que pertenece a uno de los animales.

Cuando los osos regresan de su paseo, observan todos los destrozos que hizo aquella vieja bruja y corren a buscarla. Entonces, al encontrarla en una de las camas, ésta despierta sobresaltada y se lanza por la ventana más cercana de la habitación. El final del relato es abierto, ya que dejan que el público decida si la mujer se rompe el cuello al caer o sólo se pierde en el bosque por el resto de su vida.

Hoy en día, las personas ya no se dedican a asustar a los chamacos con historias acerca de personajes ficticios que solían recibir castigos aterradores por cometer malos actos, ya que está mal visto dañar su integridad mental y otras cosas. A veces pensamos que nuestros padres eran estrictos y muchas veces se pasaban de la raya, pero si tomamos en cuenta lo que se hacía generaciones atrás, podríamos considerarnos con suerte.

Estamos hablando de:

Horror niños