Conciertos

Una charla con King Diamond, parte 1

Por Ari Montañez
Fotos Facebook King Diamond

En 1992 Kim Bendix Petersen (AKA King Diamond) se mudó a Dallas, Tx. y desde ese momento su vida cambió, no sólo en el aspecto cultural y musical, sino también en el anímico.

“En el verano Dallas puede ser muy caluroso, pero es algo que puedo disfrutar sólo con recordar los inviernos más fríos que viví en Europa, aunque no lo crean, me encantan las primaveras largas y que el panorama sea verde, muy verde”.

Han pasado 20 años desde la última vez que Kim estuvo en México y sé que algunos recuerdan con entusiasmo aquella fecha. No hace mucho recibí por Twitter la foto, de la foto de un fan que posaba afuera del Teatro Ópera, orgulloso de estar debajo de la marquesina que anunciaba a Mercyful Fate.

“No se por qué tardamos tanto en regresar a México, honestamente como King Diamond no salimos de gira muy a menudo. A veces paramos por completo si no podemos salir a lugares con todo el montaje que hemos pensado para el show. Si no llevamos la producción completa, simplemente no tocamos.

Mercyful Fate nunca tuvo el mismo nivel de show como lo hacemos con King Diamond y desde el 2012 el montaje ha crecido de una manera monumental y con el show que tenemos ahora, incluso hasta es más sencillo y dinámico tocar las canciones de un álbum como el Abigail”.

King Diamond

Creo que desde que comenzó la gira de aniversario del Abigail, nunca me habían dado tantas ganas de ver un show en vivo. Las fotos que la banda ha compartido evidentemente no le hacen justicia a lo que cuentan del show, pero sin duda se ve que es un performance que no te puedes perder.

“En medio de todo este crecimiento de producción, las cosas han venido mejorando para mí y para la banda. Dejé de fumar, he estado comiendo muy saludable, sigo al pie de la letra lo que los doctores me recomiendan, como salir a caminar varias veces a la semana. Siguiendo esa rutina, ya no me canso al momento de dar un concierto. Cambié muchos de mis hábitos y hasta eso se refleja en la calidad de shows que doy”.

Y uno pensaría que la vida de rockero dura para siempre, pero ese ritmo solamente lo aguantó Lemmy…

“Muchas de las canciones que hicimos con King Diamond antes eran fácil interpretarlas, pero ahora con el nuevo régimen que he seguido, todo se me facilita aún más. Sueno más claro, mucho más nítido y puedo tomarme más tiempo dentro del estudio para grabar coros que podrían durar una semana entera. La energía me sobra para poder hacer eso y más.”

La música de King Diamond ha ido celebrando poco a poco su existencia. El año pasado fue el aniversario 30 del Fatal Portrait, el siguiente año serán los 30 del Them, ya vendrán los 30 de The Conspiracy y luego de The Eye. Pero desde el 2015 y lo que resta del 2017 King Diamond no parará con el tour por los 30 del Abigail.

“Hemos estado trabajando mucho con la gira de Abigail, viene en camino un DVD/Blu-ray doble con fragmentos de lo que hemos grabado en esta gira en Estados Unidos y en festivales en Europa, y una vez que salga probablemente paremos para trabajar en otras cosas, sin embargo nadie sabe cuándo va a suceder. Pero queremos pisar el estudio de nuevo, aunque lo hemos evadido por mucho tiempo. Quizá una de las razones por las que no hemos grabado en tanto tiempo es porque nos gusta dar conciertos y pensar por mucho cómo hacerlos. Al menos sabemos que no volveremos al estudio mientras no hayamos terminado los shows”.

A estas alturas ignoro qué tan masivo sea el montaje del show de King Diamond con la gira del Abigail, pero asegura que viajan con un show completo aunque cueste varios miles de dólares.

“Por más caro que pueda resultar enviar el montaje de Abigail, lo hacemos porque queremos que la gente de México lo vea y después de ustedes la gente de São Paulo y luego ya lo llevaremos de regreso con la gente de Houston y de ahí lo llevaremos a Las Vegas.

Tal vez tengamos más ganas de seguir tocando después de este tour, pero también queremos entrar al estudio. Ya tenemos nuestro lugar para grabar, lo que nos hace más flexibles las cosas.

México podrá ver un show completo, tendrán todo el performance y todo el show de luces que acompañan los diferentes momentos y travesías de la historia del disco.

Tenemos 4 sets que se combinarán durante el show. La luz es un factor que va a interactuar mucho con los elementos del escenario, tanto que podrán ver como si el sol naciera y se escondiera en ciertos momentos. Todos los que vayan, podrán disfrutar detalles que hacen de este show algo imperdible y si se fijan bien, incluso podrían ver a cinco cuervos que andarán en el set. Habrá mucho que disfrutar entre espejos góticos, texturas, escaleras y más”.

Y por si se lo preguntaban, por supuesto tocarán todo Abigail completo…

“Claro que lo haremos, pero también meteremos al set muchas de las canciones que los fans recuerdan de discos anteriores y posteriores a ese”.

A pesar de toda la explosión tecnológica que nos ha tocado ver en conciertos en los últimos años, probablemente King Diamond sea de los pocos actos de que continúan apreciando el montaje old school y completamente teatral.

“En el escenario habrá una estructura completa que da pie a que suba y baje escaleras. La combinación de luces será espectacular. En canciones como “Melissa”, el público percibirá una iluminación increíble, ni yo podría ni describir los colores que puedes ver en ese momento. Andy (La Rocque) y yo, nos sentamos por mucho tiempo hablando de varias estupideces para poder diseñar la iluminación del show completo, hasta que logramos lo que es ahora.
Por momentos el escenario se ilumina tan naranja, que te hace sentir como si fueras parte de la película de Halloween”.

Continuará…

Comentarios