Funcionario no huyó de hospital… salió en bata porque “estaba asustado”, dice abogado

Quién no ha salido en pijama cuando le toca un temblor en el séptimo piso de un edificio o encuerado, cuando les cae “el cornudo” (esto en el caso de ser Sancho). Claro, cuando a uno lo invade el miedo o siente susto, en lo que menos se piensa es en ponerse ropa. Algo así le pasó a Eduardo Bailey Elizondo, el delegado de la SCT en Durango, quien es acusado de peculado en Nuevo León. Todo un caso.

Según el abogado del hombre que cuando fue director malversó más de 359 millones de pesos del Issste de Nuevo León, su cliente no escapó por la puerta trasera de un hospital en bata… bueno sí salió nomás en ropas de enfermo (y hasta descalzo), pero no lo hizo para huir de las autoridades, sino porque “se asustó”.

Ahhhhh, ternura. ¿Le tuvo miedo a las inyecciones?

Según Proceso, César Cantú (abogado de Bailey) señal que, quien fuera dirigente estatal del PRI en Nuevo León, sí fue detenido por agentes ministeriales de Durango y, quizás porque ese día comió aguacate, la impresión le hizo daño, por lo que tuvo una dolencia que ameritó su traslado a un hospital. Sin embargo, en lugar de aguantarse a recibir las atenciones médicas, Bailey se acordó que en realidad no le dolía nada y, aprovechando la distracción de la autoridad, huyó por la puerta trasera del nosocomio.

Bueno, eso es lo que se ve en video…

Lo que no dicen las imágenes es que en realidad Bailey no necesitaba escapar de las autoridades: si bien es cierto que lo detuvieron, los agentes no llevaban un documento que avalara la aprehensión de manera formal, así que tuvieron que dejarlo libre.

Nosotros no tenemos conocimiento de que haya una orden de aprehensión. Por la opinión pública sabemos de un pedimento, pero no tenemos conocimiento de qué se trate. En los próximos días podemos constatar si existe alguna orden, quién la emitió, por qué concepto y para qué”, señaló el abogado de Bailey, nomás haciéndose güey, porque bien que sabe que su cliente es perseguido en Nuevo León por actos de corrupción.

Lo dicho por el abogado, fue ratificado por el propio fiscal de Durango, Enrique Burgos, quien después de darle una cajetiza a los dos agentes que realizaron la detención del delegado duranguense de la SCT, detalló por qué lo dejaron en libertad:

Los agentes de Durango realizan esa detención sin que se hubiese agotado el trámite correspondiente. Los abogados del detenido se presentan en el hospital La Paz, y requieren a los agentes aprehensores que les acrediten la legal detención y les muestren el oficio respectivo que los autoriza para realizar la detención, no les muestran nada, tuvieron que liberarlo en ese momento”, cita Milenio a Burgos.

Es decir, Bailey está libre no por inocencia, sino por error de las autoridades…

Bueno, y entonces ¿por qué no se puso ni las chanclas para salir del hospital? Precisamente por lo anterior. Para no darle chance a las autoridades de corregir su brutalidad, Bailey salió con todo y termómetro aún colocado (ya saben dónde).

Claro, aunque no sabe ni el paradero de su cliente, el abogado de Bailey asegura que su cliente salió en bata y descalzo no por escapar de una acción jurídica en su contra, sino motivado por el miedo: “Pues sí, es natural. En esas circunstancias y cuando estás inmerso en una violación de derechos fundamentales, como la que fue objeto el señor Bailey, tu forma de actuar y tu pensamiento es muy distinto, porque sientes una presión porque tratan de detenerte o violarte los derechos, lo que buscas es resguardarte o ponerte a salvo”.

Nuevo León pide explicaciones

Aunque en Durango ya se lavaron las manos y el fiscal asegura que el arresto de Bailey fue ilegal, en Nuevo León la cosa es demasiado  distinta: para Aldo Fasci, Fiscal de la tierra de El Bronco, Bailey es un prófugo de la justicia. No podía ser de otra forma, ya que desde el pasado viernes un juez de control giró la orden de aprehensión contra el exdirector del Issste local. Quién sabe qué ocurrió entonces en la entidad gobernada por el PRI (Durango), que lo dejaron libre… obviamente, pedirán sea aclarado el caso. Y si se puede, encontrar a Bailey.

“Posteriormente el señor Eduardo Bailey salió de las instalaciones y en términos jurídicos está evadido de la justicia, se fugó de las instalaciones de la Procuraduría de Durango. No existe ningún amparo. Procederemos con todo el peso de la Ley y la energía que se necesita para hacer los reclamos respectivos y solicitar al estado de Durango, en reciprocidad en muchos casos que hemos tenido, coadyuve para que esto no se quede así”, advirtió el fiscal neoleonés.

Comentarios