No Trump, no party: minimizan en la Casa Blanca festejos del 5 de mayo

“Feliz 5 de mayo”, publicó Donald Trump a través de su cuenta de Twitter el año pasado. “Los mejores taco bowls se hacen en la parrilla de la Torre Trump”, prosiguió el entonces candidato del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos. “¡Amo a los hispanos!”, concluyó el magnate que inició su campaña rumbo a la Casa Blanca con un discurso antimexicano: “están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores y asumo que algunos son buenas personas”. El mensaje del empresario iba acompañado por una foto suya en la cual aparecía sonriente y a punto de jambarse cualquier cosa que sea un taco bowl. Un año después, las cosas parecen haber cambiado. O tal vez no tanto. La narrativa de Trump pasó del “amo a los hispanos” a minimizar el tradicional festejo en la Casa Blanca. Una tradición que inició con el también republicano George W. Bush hace 16 años y que continuó durante los dos periodos del expresidente Barack Obama.

Para empezar, el festejo del 5 de mayo no se celebrará en esa fecha, sino este jueves 4 de mayo. A diferencia de los años anteriores, el evento no se realizará dentro de la Casa Blanca, sino en el salón del Tratado Indio, ubicado en un viejo edificio aledaño. El pachangón tampoco contaría con la presencia de Mr. Trump, en su lugar acudirá Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos. De acuerdo con el portal Politico.com, el presidente Trump tiene previsto reunirse con Malcolm Turnbull, primer ministro de Australia, este jueves en Nueva York, por lo cual su asistencia no ha sido confirmada. Al deslucido jolgorio tampoco asistirán funcionarios de alto nivel, políticos o artistas, indica la cadena Univisión. La fecha, históricamente, ha sido usada por presidentes y políticos para mostrarse cercanos a la comunidad hispana de Estados Unidos y celebrar las contribuciones que han hecho a su cultura.

El año pasado el expresidente Obama organizó una fiesta con alrededor de 500 invitados, entre los que se encontraban artistas, dreamers, activistas y congresistas latinos. El evento fue amenizado por Maná. Durante la conmemoración del 5 de mayo, Barack gritó consignas como “¡Viva México!”, “el cambio es posible por gente como ustedes” y “¡feliz 5 de mayo!”. Félix Sánchez, de la Fundación Nacional Hispana para las Artes aseguró que la decisión de renunciar a la celebración del 5 de mayo es una nueva bofetada para los mexicoamericanos y latinos porque en lugar de “abrazar la herencia multicultural” de Estados Unidos, se están profundizando las divisiones.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Foto: Mark Wilson/Getty Images
Comentarios